Thursday, September 25, 2008

El voto religioso en España,1979-2008

A pesar de que España es cada día menos devota, los católicos practicantes siguen tan o incluso más decididos que nunca a mezclar fe y política. La agenda liberal en materia de derechos civiles del anterior y actual gobierno de Zapatero ha conseguido deteriorar considerablemente las relaciones iglesia-Estado. La iglesia Católica ha estado estos últimos años especialmente activa en la vida política española. Incluso, en la pasada campaña electoral advirtió a sus fieles que “no todos los programas [de los partidos] son igualmente compatibles con las exigencias de la vida cristiana”. La religiosidad como un eje de conflicto político en nuestro país parece más vivo que nunca.

El intenso proceso de secularización que ha tenido lugar en España durante las pasadas tres décadas nos podría hacer pesar que las cuestiones en materia religiosa son cada vez menos relevantes. Es bien sabido que España es cada vez menos católica y asiste con menos frecuencia a los oficios religiosos. Una simple ojeada a las encuestas del CIS es suficiente para observar la importante crisis que sufre la religión católica en nuestro país. Si bien en 1979 menos de un 10% de los españoles se declaraban no religiosos, este número se ha duplicado hasta alcanzar una quinta parte de los ciudadanos españoles. Contrariamente, los españoles católicos que acuden a oficios religiosos semanalmente han descendido a más de la mitad, pasando del considerable 35% de la población a un 13% en la actualidad.

Artículo completo en: La Moqueta Verde