Sunday, July 6, 2008

Ecología y religión

Por Fernando Valladares, presidente de la Asociación Española de Ecología Terrestre

El análisis de múltiples eventos cotidianos revela cómo la Iglesia y la religión influyen en nuestras vidas, traspasando las libertades y paseándose con impunidad por los difusos limites de la legalidad vigente en nuestro país. Cada vez somos más conscientes de que nuestros ministros están jurando sus cargos sobre la Biblia o que nuestros impuestos pagan los salarios de profesores de religión (católica) cuya selección escapa al Gobierno, y todo ello en un Estado que pretende ser aconfesional como indica nuestra Constitución.

Pocas veces tiene uno la oportunidad de constatar la intromisión de la Iglesia en terrenos profesionales y pocas veces esta intromisión es tan deshonesta y tiene tanta proyección en la sociedad como la programación de un Congreso Internacional de Ecología sin contar con ningún ecólogo ni implicar ninguna sociedad científica nacional o internacional realmente relacionada con la ciencia de la ecología.

Este congreso está planteado por la Santa Sede dentro de las actividades que su pabellón realizará en el marco de la Expo de Zaragoza 2008 y no tiene, en realidad, nada que ver con la ecología. Las conferencias programadas tienen un contenido espiritual y filosófico muy lejos de la idea de ecología como la ciencia que estudia las relaciones entre los seres vivos y el medio ambiente en que viven. De hecho, el congreso parece mas vinculado a la biología evolutiva que a la ecología, pero apoyando ideas contrarias al conocimiento científico como la del diseño inteligente, por lo que se aparta diametralmente de un congreso científico y actual a pesar de lo que sugiere su denominación de congreso internacional.

Parece que la Santa Sede aprovecha como reclamo para esta actividad el creciente interés social que la ecología como ciencia despierta en nuestros días. Desde la Asociación Española de Ecología Terrestre esperamos que esta negligente confusión de contenidos y términos perpetrada por la Santa Sede y apoyada por Acción Social Católica, el Arzobispado de Zaragoza, el CAI y la Universidad de San Jorge, entre otros, no pase desapercibida a una sociedad cada vez más informada y crítica.

Fuente: Público.es
Bajo licencia Creative Commons

Enlaces relacionados:

Congreso internacional de ecología,… organizado por la Iglesia Católica, en la Expo Zaragoza
La Ecología en versión vaticana
El CSIC se desvincula del Congreso Creacionista de la Expo Zaaragoza

El CSIC se desvincula del congreso creacionista de la Expo Zaragoza

El Pabellón de la Santa Sede de la Expo Zaragoza 2008 organizará, entre el 10 y el 12 de julio, un peculiar Congreso Internacional sobre Ecología. En el programa no hay conferencias sobre extinción, biodiversidad o cambio climático. En su lugar, aparecen ponencias tituladas “El mundo en su condición de religado al Lógos creador y como don de Éste al hombre en cuanto criatura que tiene lógos” y “La familia, hogar del hombre en el mundo y célula básica de la sociedad”.

El comité de honor del congreso -presidido por el cardenal Renato Raffaele Martino, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz- cuenta entre sus miembros con el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, del PSOE, y el vicepresidente del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, del Partido Aragonés Regionalista.

La Asociación Española de Ecología Terrestre (AEET) ha enviado una carta de protesta a la principal organizadora del congreso, la Universidad San Jorge, y al presidente del Gobierno aragonés, Marcelino Iglesias, para expresar su “enérgico desacuerdo” con las diferentes instituciones responsables del simposio.

“Consideramos inaceptable que se utilice el término ecología para denominar a un congreso que, sencillamente, no trata sobre ningún contenido propio de esta ciencia y constituye un engaño a las entidades financiadoras, a los asistentes y a la sociedad en general”, sostiene el vicepresidente de la AEET, el catedrático de Ecología Adrián Escudero. A su juicio, es especialmente grave que se utilice el marco de la Expo Zaragoza para tratar “temas tan alejados de la ecología y de la ciencia como el diseño inteligente del universo, un eufemismo utilizado por los organizadores del evento para hablar de creacionismo”.

“Aquí habla de ecología y medio ambiente el primero que pasa; nos produce espanto que esto se produzca al amparo de la Expo Zaragoza”, añade Escudero.

El director general del Pabellón de la Santa Sede, José María Gorgojo, opina, sin embargo, que el cardenal Renato Raffaele Martino “es un experto en la materia, que ha publicado bastantes libros sobre ecología”.

Agua bendita

El congreso creacionista está incluido en la Tribuna del Agua, supuesta herramienta intelectual de la Expo, cuyo fin es “realizar un ejercicio de reflexión, debate y encuentro de soluciones en relación con el agua y la sostenibilidad”. Desde el Pabellón de la Santa Sede argumentan que el agua es un tema de vital importancia para la Iglesia, ya que “simboliza la vida concendida por Dios a la naturaleza y a los hombres”.

La portavoz de la Universidad San Jorge, Carmen Herrarte, sostiene que la convención “es un congreso de ecología”, a pesar de que en su cartel conviven de manera chirriante la escena de La Creación de Adán, pintada por Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, con el logotipo de la Expo y el enrevesado lema La cuestión ecológica: la vida del hombre en el mundo.

“Nosotros pensamos que la ecología no es patrimonio de nadie y, en una sociedad democrática, todos tenemos que aportar”, mantiene Herrarte. “La Iglesia propone su verdad, pero no ataca otras opiniones. Ellos serán científicos, pero en el otro lado se encuentra una institución de 21 siglos de historia que, a lo mejor, tiene una perspectiva más amplia”, señala.

“Normalidad institucional”

Tanto el Gobierno de Aragón como el Ayuntamiento de Zaragoza se han desmarcado del contenido creacionista del congreso. Según fuentes del Ejecutivo aragonés, el vicepresidente y su consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, aceptaron la invitación de la Santa Sede para participar en el comité de honor “dentro de la normalidad institucional”. Estas fuentes explican que recibieron una llamada para un congreso de ecología y “no estudiaron al detalle el programa”. En cualquier caso, añaden, “esto no supone una adhesión ideológica a sus contenidos”.

Desde el Ayuntamiento de Zaragoza, aclaran que Belloch no contempla acudir a las jornadas “por problemas de agenda”. El alcalde de la capital aragonesa está presente en el comité de honor porque se lo propuso el arzobispo de Zaragoza y miembro del comité científico, Manuel Ureña. Según estas fuentes, el prelado omitió el carácter creacionista de la reunión: “Siempre que una autoridad le propone estar en un comité de honor, Belloch acepta, a menos que sea una barbaridad”, aseveran.

Fuente: Público.es
Bajo licencia Creative Commons

Enlace relacionado: Congreso Internacional de Ecología, organizado por la Iglesia Catóica