Monday, June 30, 2008

La laicidad es una actitud de libertad

La laicidad no es una ideología, es una actitud de libertad, sus integrantes no forman un grupo coherente pues son conciencias separadas; no es una propuesta de reemplazo de una fe religiosa, es el espacio civil para garantizar las libertades religiosas y las no religiosas. El laicismo es una no religión que permite las religiones.

Así lo afirmó el Doctor Hugo Neira, Director de la Biblioteca Nacional del Perú (BNP), durante la conferencia “Educación laica en el mundo contemporáneo”, como parte del Tercer Curso Internacional “Fomentando el conocimiento de las libertades laicas”.

El Estado laico es un Estado sin doctrina religiosa. ¿Qué permite eso? La libertad de religiones, y evita el conflicto. ¿Por qué un pueblo católico opta por un Estado laico? Para evitar los enfrentamientos entre dogmas”, reflexionó.

Se trata de que no avasallen a los otros, que los respeten en sus diferencias, esto es dificilísimo conseguirlo, pero es fundamental, porque de por medio va la paz social, que es aceptar que el otro piensa y siente distinto de uno”, puntualizó.

El curso internacional mencionado es organizado por El Colegio Mexiquense, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y la Red Iberoamericana por las Libertades Laicas, que se inició el lunes 16 y culminaró el 27 del presente mes.

Fuente: Laicismo.org

Espectro de probabilidad teísta (Dawkins)

El espectro de probabilidad teísta es una forma de clasificar la creencia con respecto a la probabilidad de la existencia de una deidad. Fue popularizado por Richard Dawkins, en su celebre libro “The God Delusion” (El espejismo de Dios), donde él argumenta que aunque no puede refutar la existencia de Dios, él todavía cree que es una hipótesis muy poco probable.

La escala de Dawkins

Dawkins afirma que “la existencia de Dios es una hipótesis científica como cualquier otra.” Él propone un “espectro de probabilidades” entre dos extremos opuestos de certidumbre, lo que puede estar representado por siete “niveles”. La escala es la siguiente:

1. Teísta fuerte. 100 por ciento de probabilidad de que Dios existe. En palabras de C.G. Jung, «no creo, lo sé»

2. Teísta de facto. Muy alta probabilidad de que Dios existe, pero por debajo de 100 por ciento. “No puedo saber con seguridad, pero creo firmemente en Dios y vivo mi vida con el supuesto de que él está ahí.”

3. Superior al 50 por ciento pero no muy alto. Técnicamente agnóstico, pero inclinado hacia teísmo. “No estoy seguro, pero me inclino a creer en Dios.”

4. Exactamente el 50 por ciento. Agnóstico completamente imparcial. «La existencia de Dios y no-existencia son exactamente equiprobables».

5. Inferior al 50 por ciento pero no muy baja. Técnicamente agnóstico, pero inclinado hacia el ateísmo. «No sé si Dios existe pero estoy inclinado a ser escéptico»

6. Muy baja probabilidad, cercana a cero. Ateo de facto. “No puedo saber con certeza pero creo que la existencia de Dios es muy improbable, y yo vivo mi vida en el supuesto de que él no está allí”.

7. Ateo fuerte. “Sé que Dios no existe, con la misma convicción que Jung “sabe” que existe”.

Fuente: Ateísmo en Venezuela Por un mundo racional