Thursday, June 26, 2008

La religión es a la biotecnología lo que un pez a una bicicleta

La catedrática de Fisiología Vegetal de la Universidad de Castilla-La Mancha, Carmen Fenoll, ha afirmado hoy en Santander que “la biotecnología y la religión tienen tanta relación entre sí como un pez y una bicicleta”, refiriéndose a las opiniones contrarias al uso de la clonación.

Tras intervenir en el curso de formación del profesorado de enseñanza secundaria La biotecnología en la sociedad actual que dirige en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Fenoll ha opinado que “situar la discusión en el contexto de las creencias particulares de cada uno es no apostar por lo que la sociedad del conocimiento debe apostar: la técnica”.

Según Fenoll, la técnica “se debe saber manejar sin riesgos para la salud” y ha destacado la importancia de que “los ciudadanos tengan criterio para saber a quién votan”. Además, ha explicado que prácticamente cualquier ámbito de la vida cotidiana está siendo “teñida cada vez más de biotecnología” y ha enumerado los principales campos en los que se aplica, como la medicina, la salud animal, la agricultura, el medio ambiente, la alimentación y la industria.

No confundir ética con religión

En el curso también han participado la catedrática de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), Predes García, y el profesor titular de Microbiología de la UAM, José Antonio López Guerrero, quien, con respecto a la clonación, ha afirmado que “los rechazos vienen desde un punto de vista estrictamente religioso y no se debe confundir con la ética”.

Además, López ha recordado que “hay comisiones bioéticas que se encargan de analizar el problema desde un punto de vista científico y humano, y emiten su opinión”

Por último, Predes García ha definido la biotecnología como “una manera de hacer las cosas donde lo que predomina es la estrategia”, y añadió que en la actualidad cuenta “con unas herramientas fantásticas” y, además, “está esperando a la gente joven con una buena estrategia”.

Fuente: adn.es
Bajo licencia Creative Commons

Los ateos responden a las presiones de la derecha ultracatólica contra La Sexta

La plataforma ultraconservadora La Sexta se ha convertido, por algunos de sus espacios, en el blanco de las críticas de los sectores más conservadores del catolicismo. Programas como Salvados por la Iglesia y El intermedio han visto como empresas que, en principio, nada tienen que ver con la religión, han retirado su publicidad cediendo a las presiones del grupo utraconservador Hazte oír. Marcas como Heineken, El Corte Inglés, Seguros Ocaso o Fujitsu, entre otras decidieron no publicitarse en los programas de El Follonero y Wyoming que, supuestamente, estarían ofendiendo a ciertos sectores de la sociedad.

Carta a las empresas
Sin embargo, no todos los sectores de la sociedad están de acuerdo con esta postura. La Federación Internacional de Ateos (FIdA) se ha sumado a una campaña iniciada en internet para pedir a estos grupos de anunciantes que devuelvan su apoyo a La Sexta. A través de un formulario, puede enviarse una carta a los responsables publicitarios de las empresas.

Libertad de expresión
En esta carta se indica que, al retirar la publicidad de estos programas críticos con la Iglesia y con la derecha se ofende también a los ciudadanos que “hacen de la libertad de expresión una reivindicación -por lo que se ve- cada día más necesaria y justa”.

¿Tribunales o amenazas?
“Si los programas de televisión en cuestión hubiesen traspasado los límites de la libertad de expresión, el proceder más razonable en un Estado de Derecho habría sido el de acudir a los tribunales. Sin embargo, y no por casualidad, Hazte oír ha optado por la vía de las amenazas y ustedes han cedido arbitrariamente a las mismas, ofendiendo a su vez a un grupo de ciudadanos mucho más amplio”, critica el texto.

Desprecio democrático
Con esta contracampaña, los firmantes pretenden que los anunciantes reconsideren su postura para que no se les vincule con “grupos extremistas que han mostrado reiteradamente su desprecio por los principios, valores y procedimientos democráticos más elementales.

Fuente: ElPlural
Bajo licencia Creative Commons