Wednesday, June 18, 2008

Las solicitudes de apostasía del primer semestre de 2008 duplican las de 2007

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha recibido 529 peticiones de apostasía en lo que va de año, más del doble de las 287 resoluciones aprobadas por este organismo el año pasado, según ha informado el director de la agencia Artemi Rallo durante la presentación de la Memoria del organismo.

Rallo ha asegurado que estas cifras “permiten aventurar” un crecimiento exponencial del número de personas que quieren cancelar sus datos personales de los registros de la Iglesia. En 2006, la Agencia aprobó 47 peticiones de apostasía; 287 en 2007. De las 529 recibidas hasta ahora, el organismo tiene 456 de ellas pendientes de resolución. Sin embargo, algunas diócesis alegan que estos datos son de carácter histórico y están excluidos del ámbito de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal, por lo que no pueden ser borrados de sus datos personales.

Con este mismo argumento la Iglesia recurrió ante la Audiencia Nacional 15 resoluciones de la Agencia en 2006; 183 en 2007 y 43 en los primeros seis meses de este año. Las diócesis de Valencia y Madrid son las más resistencia presentan a las apostasías. De los 43 recursos presentados este año en la Audiencia Nacional, Valencia y Madrid acumulan 40 (24 Valencia y 16 Madrid).

Fuente: ElPais.com

El Gobierno modificará la ley de libertad religiosa

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró ayer que el Gobierno revisará la Ley de Libertad Religiosa de 1980 para incorporar la jurisprudencia del Tribunal Constitucional sobre libertad de conciencia.

Durante su intervención en la Comisión Constitucional en el Senado, De la Vega indicó que, «por el momento en el que fue elaborada», esta ley «desconoce el derecho a la libertad de conciencia, cuya regulación sencillamente silencia».

Así, la vicepresidenta añade que la norma tampoco contempla «muchos avances introducidos por la jurisprudencia del Tribunal Constitucional relacionados con el contenido y las condiciones de ejercicio de este derecho en un Estado aconfesional».

De la Vega indicó que esta jurisprudencia «ya ha advertido acerca de los límites del derecho a la libertad religiosa en determinados contextos públicos en los que se desarrolla la vida en común», como son «los centros escolares, los hospitales públicos o los ámbitos de actuación de las Fuerzas armadas».

Neutralidad del Estado

En este sentido, el Gobierno considera que «es tiempo de reflexionar con las demás fuerzas políticas» sobre los conflictos entre libertad religiosa y otros derechos fundamentales -a la vida, a la educación, al trabajo-, para proceder, «con el debido consenso, a las modificaciones necesarias de la ley, adaptándola a la realidad de la España de hoy».

Igualmente, el Ejecutivo socialista considera que la ley debe ser modificada porque «el carácter laico del Estado le exige una mayor neutralidad ante el fenómeno religioso», de manera que se eviten «situaciones de discriminación de unas confesiones o creencias respecto de otras».

En cualquier caso, la vicepresidenta del Gobierno explicó que la reforma se hará desde «el consenso absoluto». «No se trata de legislar contra nadie», garantizó, «pero es un cambio necesario porque la percepción ciudadana del fenómeno religioso, sobre todo en lo relativo a lo público, ha experimentado cambios significativos desde 1980», agregó.

Por último, De la Vega recordó que la Constitución española regula la laicidad del Estado, «que es la no injerencia de ninguna religión en los asuntos públicos», y aseguró que el Gobierno ha mantenido una relaciones de «respeto» con las distintas religiones durante la pasada legislatura.

Fuente: elcorreodigital

La Iglesia Católica española difunde una imagen muy ‘carca’

Uno será o no será creyente, pero no se puede negar que la religión católica mueve millares de personas. Una iglesia que, para algunos, se ha hecho demasiado artificial y lejana a sus ideales fundadores. Mucha estructura pero menos divulgación de valores, algo así. Para algunos, la iglesia vive aún en tiempos pasados, y la adaptación al presente se hace más necesaria que nunca cuando lo espiritual no pasa por su mejor momento. Joan Febrer, rector de la parroquia de Sant Bartomeu de Ferreries, es una de esas voces reflexivas, que merece ser oída y, sobretodo, escuchada.

- Ya no se lleva lo de ser cristiano…

- Tras la Guerra Civil, hubo una inflación cristiano-católica. Uno era cristiano y católico presionado por la situación social y política. Por lo tanto, todos lo eran porque además ser cristiano otorgaba ventajas. Esto ha cambiado mucho, y actualmente uno puede vivir una vida civil sin discriminaciones sea o no sea creyente, y esto es un avance de la libertad. Por eso, ser cristiano hoy es más meritorio, pues no está de moda.

- ¿Quien es cristiano hoy ya lo es porque quiere y no por tradición?

- Las tradiciones no se pierden de un día para otro, y aún pervive en la sociedad una fuerte tradición que pasa a través de los padres. Es cierto que ya no son la mayoría aquellos que bautizan, comulgan, se casan por la iglesia…

- Con el paso del tiempo, forzosamente la iglesia tiene que adaptarse. ¿Ha encontrado su sitio en esta sociedad?

- La iglesia católica española no encuentra su sitio. Aceptar que la sociedad es más plural de lo que era, y que el estado no es confesional y la iglesia debe convivir con otras religiones… Ante todo esto, la iglesia no encuentra su sitio. Existen pronunciamientos y declaraciones que llevan a pensar que la iglesia aún no ha asumido todo esto.

- ¿Qué haría falta para que la iglesia encontrara su sitio?

- A nivel externo debería reconocerse la libertad de la opción religiosa y la pluralidad existente. A nivel interno, las comunidades cristianas nos debemos plantear el evangelio en clave más misionera: asumir que somos una minoría que debe actuar como lo hacía al principio de la iglesia, un colectivo que intentaba ser muy activa y participativa, pero nunca dominar la sociedad sino aportarle la novedad de la vida cristiana.

- ¿Y por qué cree que aún están lejos de este objetivo?

- Es un cambio que cuesta, porque tras él hay una historia larguísima en España en la que la iglesia ha tenido la sartén por el mango. Esto pesa mucho, y cuesta desprenderse de esta comodidad.

- Esto le puede estar pasando factura a la iglesia, a la imagen que ofrece. Sino, basta ver la elección del presidente de la Conferencia Episcopal, una persona que no abandera los valores que usted reclama.

- La iglesia proyecta una imagen que hace daño. Sea por pronunciamientos o inercias de la iglesia, o porque los medios de comunicación no transmiten la vida de base de la iglesia, sino lo más llamativo. Esta imagen duele, y hace que alguna gente crea que la iglesia no es creíble.

Entrevista completa en: Última Hora Menorca