Friday, June 13, 2008

Denunciantes de sacerdotes españoles quieren reunirse con el Episcopado argentino

Buenos Aires.- Familiares de adolescentes argentinos, que acusaron a dos sacerdotes españoles de “estafa y reducción a la servidumbre”, pedirán una audiencia con representantes del Episcopado de Argentina para plantear su preocupación por el instituto secular que dirigen los denunciados.

Así lo señaló hoy el abogado de las familias denunciantes, Omar Gebruers, al destacar que la intención es reunirse con el presidente de la Conferencia Episcopal y cardenal primado del país, Jorge Bergoglio.

El letrado sostuvo que la causa contra los sacerdotes Antonio Martínez Racionero y Ricardo Latorre Cañizares “avanza” y dijo que las pruebas presentadas “han sido aceptadas por la Justicia”.

“Creo que hay elementos suficientes como para que, a mediados de la semana que viene, el juez llame a declarar a los curas y al obispo de la provincia de La Pampa, monseñor Adolfo Brédice”, comentó en declaraciones a medios locales.

El caso salió a la luz a finales de mayo pasado, después de que Gebruers presentara la denuncia ante un juzgado de la ciudad de Santa Rosa, la capital pampeana (centro del país).

Los religiosos denunciados, que desde 1995 ejercen funciones sacerdotales en la Catedral de Santa Rosa, tienen a su cargo el Instituto Servi Trinitatis, en el que se supuestamente “reduce a la servidumbre” a los jóvenes católicos que se internan en él, según el abogado.

El letrado dijo que Martínez Racionero y Latorre Cañizares manifiestan ser sacerdotes “gracias a Dios y a Francisco Franco” y que, entre otras medidas de prueba, solicitó al juez que investigue las cuentas que manejan.

“Tienen un inmueble que funciona a pocas cuadras (manzanas) del centro de la capital provincial por el que han pasado unos 60 jóvenes. Ahora creemos que hay ocho dentro de esa casa y otros que viven fuera de ella”, señaló al hacer la denuncia el abogado, que asesora a las once familias denunciantes.

Según el letrado, a los jóvenes “se les anula la voluntad para apropiarse de su dinero”.

Los sacerdotes pertenecerían a una supuesta “secta” con sede en Cuenca, cuyo director general es llamado padre Grati, aunque su verdadero nombre es Gratiniano Checa Colmena, destacó.

Para ser miembros, los aspirantes deben realizar “votos de pobreza, castidad, obediencia y fidelidad al Papa” y se reclutan a jóvenes, en su mayoría mujeres de entre 12 a 32 años, de acuerdo con la denuncia.

Al instituto “no pueden ingresar varones” y, entre otras cosas, “se juzgan y castigan a las mujeres por supuestas inconductas, no se les permiten ingerir alimentos dulces para suprimir la actividad de una feromona que estimula la voluntad y tienen un cronograma de horarios”, destacó Gebruers.

“La mayoría de las chicas sufren trastornos de alimentación, desnutrición, debilitamiento físico y mental, gastritis, problemas intestinales y estomacales, todas tienen fobias, desvanecimiento y cefaleas, debiendo acudir a tratamientos psicológicos y psiquiátricos de por vida”, indicó.

Al referirse a los votos de pobreza, dijo que “implica ceder a sus superiores las tarjetas de débito y la clave de la cuenta en la que depositan sus salarios y otros ingresos”.

Fuente: Soitu.es
Bajo licencia Creative Commons

Las comunidades autónomas pueden negarse a subvencionar colegios sexistas

Una sentencia del Tribunal Supremo ha dictado que las comunidades autónomas pueden negar las subvenciones a los colegios sexistas, según recoge El País. “El sistema de enseñanza mixta, en el caso de los centros concertados [privados pagados con dinero público], es una manifestación o faceta más de esa competencia sobre la admisión del alumnado que corresponde a la Administración educativa que financia dichos centros”, dice el texto de la sentencia.

El Gobierno castellanomanchego había dispuesto en 2004 que los centros no podían separar por razón de sexo por lo que la patronal de colegios privados CECE lo había recurrido y ganado la primera instancia autonómica. No hay cifras oficiales pero se calcula que hay alrededor de un centenar de escuelas subvencionadas de este tipo, la mayoría vinculadas al Opus Dei.

En 2006, otra sentencia del Supremo sentenció que no era ilegal concertar este tipo de colegios en una respuesta a un recurso presentado por UGT en Asturias. “No se puede asociar la enseñanza separada con la discriminación por razón de sexo”, “tampoco hay norma expresa que prohíba el sostenimiento público de centros que la practiquen”, decía aquella resolución.

Diferentes maneras de aprender

Pedro Pablo Novillo, viceconsejero de Educación de Castilla-La Mancha asegura que las resoluciones dependen de cómo se fundamenten y de los que realmente se reclame. Insiste en la sentencia dictada el mes pasado por el alto tribunal deja clara la legalidad de pedir a los centros subvencionados, si quieren serlo: “forma parte de esa intervención estatal que limita el derecho de dirección en los centros privados que reciben ayudas públicas”, señala la resolución.

Hay algunos centros, que no son religiosos que aseguran que separar a chicos y chicas mejora su rendimiento escolar ya que unos y otros tienen distintas maneras de aprender. La sentencia de 2006 argumentaba: “la enseñanza mixta es un medio, no el único para promover la eliminación de la desigualdad por razón de sexo“, y “las normas internacionales dejan abierta la cuestión”.

Fuente: 20Minutos.es
Bajo licencia Creative Commons

Manipulación en la COPE: denuncia el “agravio” a la Iglesia por tener que pasar por el “referendum” del IRPF

El vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal, Fernando Giménez Barriocanal lamentó que la financiación de la Iglesia esté sometida a “un referéndum en el que cada contribuyente decide si la Iglesia recibe dinero y cuánto dinero recibe”. Lejos de estar en una situación de privilegio, dijo, resulta un agravio. Por primera vez en nuestro país, la confesión católica no recibirá una cuota fija de la Agencia Tributaria (150 millones de euros en el anterior ejercicio), sino que se le asignará solo la parte correspondiente a los contribuyentes que marquen su casilla en la declaración de la renta. Federico Jiménez Losantos y Pedro J. Ramírez no ahorraron en críticas al Gobierno por no financiar la labor social de la Iglesia, obviando que la Administración Central y las locales aportan, al margen de los ingresos tributarios, grandes partidas presupuestarias a los conciertos educativos, sanitarios y sociales con la Iglesia.

“Los contribuyentes deciden cuánto va a recibir la Iglesia del Estado, porque ya no hay una cantidad fija. Si la cantidad que hemos recibido del Estado, 150 millones de euros, es más de lo que nos dan los contribuyentes marcando la casilla, se devolverá la diferencia, explicó Giménez Barriocanal durante su intervención en la COPE, en la que instó a los católicos a marcar la casilla de la Iglesia en el IRPF. Y es que, por primera vez, la Administración no dará esa cantidad fija de 150 millones a la Iglesia, sino solo lo que le corresponda con las aportaciones de los creyentes.

“El Estado no podría por sí mismo”

El director del programa, Federico Jiménez Losantos, y el periodista Pedro J. Ramírez, tertuliano habitual, no dudaron en hacer demagogia con esta situación. El director de El Mundo, que aseguró haber estado en su momento a favor de que sólo los católicos financiasen tributariamente a la Iglesia, advirtió que la institución ejerce “una tarea de interés general de la que se beneficia la sociedad al margen de sus creencias”. “¿Quién se va a ocupar de los ancianos, de cuidar a determinados enfermos, como se van a apoyar? El Estado no podría por sí mismo llegar a cubrir todo esto”, lamentó.

Más de 5000 millones del Estado
Sin embargo, en ningún momento de la entrevista se llegó hasta el fondo del asunto: esta labor social de la Iglesia ya está financiada por el Estado al margen de la aportación a través del IRPF. De hecho, el pasado año, la Administración Central, junto con las autonómicas y locales, invirtió unos 5.057 millones de euros en la financiación de actividades de la Iglesia, de los cuales solo 150 millones provenían de la declaración de la renta, que son los ingresos fijos que desaparecerán en este ejercicio. Sólo en exención de impuestos, el Estado ya le ahorra a la Iglesia una cifra muy superior a los ingresos del IRPF: unos 750 millones de euros.

Los distintos ingresos
Según Barriocanal, “la casilla de la renta supone una parte pequeña de la financiación de la Iglesia, en torno al 20 o 25 por ciento”. El resto, según sus palabras, “proviene de la aportación directa de los fieles”. Al vicesecretario económico de la Conferencia Episcopal se le olvidan las partidas presupuestarias del Estado para pagar, por ejemplo, conciertos educativos, actividad social, centros hospitalarios y salarios de religiosos, entre otros ingresos.

Inversión en educación

En el tema educativo, por ejemplo, los cerca de 2.400 centros católicos concertados obtienen subvenciones que rondan los 3.500 millones de euros, y el erario público paga los sueldos de sus cerca de 81.000 docentes. Además, los profesores que imparten la asignatura de Religión, ya sea en centros públicos, privados o concertados, son elegidos por la Conferencia Episcopal, pero pagados por el Estado, que invierte en ellos unos 600 millones de euros cada año.

A estos gastos habría que sumar los de las siete universidades vinculadas a distintas órdenes religiosas que hay en nuestro país, las 15 facultades eclesiásticas, 41 centros teológicos, 11 colegios universitarios, 55 escuelas universitarias y 72 institutos superiores que reciben financiación pública.

Actividad hospitalaria
La Administración también paga la actividad hospitalaria que realiza la Iglesia a través de los hospitales concertados, ambulatorios y dispensarios, a los que dedica unos 235 millones de euros. Además financia sus centros de ancianos y discapacitados y los orfanatos (876 y 937 millones respectivamente), entre otros centros de cuidados.

ONG y patrimonio

La actividad social de la Iglesia también recibe subvenciones estatales a través de la organización Cáritas, y de diversas ONG como Manos Unidas, y entidades como la Hermanitas de los Ancianos Desamparados o las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. Y del mismo modo, se subvenciona el sostenimiento del patrimonio artístico y cultural que tiene la Iglesia en sus 280 museos, 103 catedrales y más de mil monasterios. El años pasado el Estado invirtió solo en obras de conservación y reforma de estos bienes más de 200 millones de euros.

Financiación con el IRPF
Por si estos datos no fueran suficientes, Losantos y sus tertulianos obviaron también el modo en que la Iglesia recibe el dinero del IRPF: cada católico que marca la casilla de la Iglesia no aporta el ni un solo euro de su bolsillo al IRPF, sino que es el Estado el que cede el 0,7 de esos impuestos a la Conferencia Episcopal: el contribuyente da de este modo solo un 99,3 por ciento de sus impuestos a la Administración, y no el 100 por cien como el resto.

Sobrefinanciación

Pese a las críticas de la COPE, el Ejecutivo socialista dio, durante sus dos primeros años de gobierno, seis millones de euros más que durante el mandato popular. Al suprimir la asignación fija de 150 millones del IRPF, la Administración solo eliminará una sobrefinanciación de más de 40 millones de euros que ha tenido la Iglesia hasta ahora.

Fuente: ElPlural.com