Tuesday, December 6, 2011

Monti (Italia) se olvida de recortar los privilegios de la Iglesia

¿Se pueden conjugar el rigor, el crecimiento y la equidad que prometió Mario Monti al ser investido primer ministro de Italia el pasado 16 de noviembre? El plan de ajustes de 30.000 millones de euros aprobado el domingo por su Gobierno técnico indica lo contrario, sobre todo en lo que se refiere al último término. La Iglesia lo sabe bien, que saldrá indemne de buena parte de los ajustes, que de haber sido ecuánimes le habrían costado muy caros: en concreto unos 2500 millones de euros por el nuevo impuesto inmobiliario que van a pagar los ciudadanos. Y no queda claro hasta qué punto la presencia en el Ejecutivo de tres personas consideradas “del Vaticano”, como los ministros Lorenzo Ornaghi, Andrea Riccardi y Renato Balducci, ha podido influir en la toma de esta decisión.

Italia no cuenta con un censo riguroso de las propiedades de la Iglesia aunque la ley establece que sólo las que se dedican “exclusivamente” al culto están exentas de impuestos.

El Partido Radical ha desarrollado durante años una campaña para acabar con los privilegios del clero y según sus cálculos, 30000 de los 50000 inmuebles con los cuenta aproximadamente, incumplen la norma, es decir, no pagan impuestos aunque deberían hacerlo. En esa clasificación entrarían colegios, universidades, gimnasios, edificios y terrenos alquilados, que podrían engordar las cajas del Estado con 2500 millones al año, según las cuentas del Partido Radical, aunque se quedarían en 700 millones según un cálculo más conservador de los ayuntamientos. Si se eliminaran todas las exenciones de las que ahora goza en términos de IVA o IRPF, por ejemplo, la cuenta se iría hasta los 4000 millones. Hasta la Conferencia Episcopal admitió ayer que el plan de ajustes podía haber sido “más equitativo”.

Ampliar en Plúbico.es