Thursday, January 28, 2010

La Nigeria religiosa

Pocas cosas son tan eficaces para dividir a la humanidad que la religión. Ese opio del pueblo puede estar en altas concentraciones envenenado las mentes con posturas radicales que ven con buenos ojos la eliminación del otro.

Es bajo este opio venenoso de la religión que surgen los términos de “infiel”, “apóstata” y “blasfemo”.

Para muchas personas el siglo XXI sería un tiempo que habría ya visto superado los odios por credos religiosos, o los inspirados contra quienes no siguen sus preceptos. Hoy Nigeria y Uganda muestran la intolerancia emanada de la religión de forma clara.

En Nigeria se han presentado fuertes enfrentamientos entre cristianos y musulmanes que al 20 de enero han dejado más de 149 personas muertas en la ciudad de Jos.

Nigeria es un país dividido por la religión, y que tiene una gran porcentaje de la población en pobreza. En Nigeria el 50% es musulmán, el 40% cristiano, y el 10% sigue religiones autóctonas. El norte es musulmán y el sur cristianismo y sigue religiones africanas. En los estados del norte está en vigor la Sharia o ley islámica. La ciudad de Jos se encuentra en “la frontera” religiosa de la nación.

Lo más triste es que los enfrentamientos entre creyentes no es algo nuevo en Nigeria. Al menos 200 personas murieron en los enfrentamientos entre musulmanes y cristianos en 2008, mientras que unos 1.000 murieron en un motín en 2001.

Según algunos entrevistados por la cadena Reuters, la violencia de 2010 empezó después de una discusión sobre la reconstrucción de viviendas destruidas tras los enfrentamientos de 2008.

Para muchos analistas la ciudad de Jos es una bomba de tiempo a punto de estallar. La ciudad está dividida en zonas cristianas y musulmanas. Las divisiones se han mantenido por el sistema de Nigeria de clasificar a las personas como indígenas y colonos.

Los musulmanes de habla hausa han estado viviendo en Jos durante muchas décadas, pero todavía se clasifican como colonos, lo que significa que es difícil para ellos presentarse a las elecciones. Los musulmanes apoyan al partido de oposición ANPP. Por su parte los cristianos respladan al partido PPD. Y en este país los cargos políticos definen el acceso a los recursos.

Si bien es cierto que hay una problemática de pobreza y acceso a los recursos detrás de la actual violencia, las divisiones entre humanos se hacen más marcadas cuando la religión entra en juego.

Por otra parte Uganda ha llamado la atención de varios paises occidentales tras poner un proyecto de ley que castigaría con cadena perpetua y pena de muerte a las personas homosexuales. El proyecto de ley crearía el delito de “Homosexualidad agravada” que se aplicaría a las personas homosexuales VIH positivas que tuvieran relaciones sexuales, y para aquellos homosexuales que tuviesen relaciones sexuales con personas discapacitadaso menores de 18 años. En estos casos el castigo será la pena de muerte. Para los demás se aplicará la cadena perpetua.

La religión entra en la ecuación cuando se sabe que David Bahatí, el diputado promotor de la ley es un cristiano nacido de nuevo, miembro de la organización de ultraderecha cristiana “The Family”. Esta organización tiene sede en los Estados Unidos, y tiene como tarea defender una agenda conservadora en este país con el fin de prohibir el aborto, prohibir derechos civiles a los homosexuales y defineden la promoción de la abstinencia como única forma de evitar el SIDA.

Según David Bahatí su propósito es “defender a los niños, los jóvenes y la familia tradicional”. Pero para muchas organizaciones internacionales, incluída Human Rights Watch, este proyecto de ley es lesivo para los derechos humanos.

Fuente: HAUD DEUS
_____________________

Enlaces de interés:

- 10 religiones de las que usted nunca conoció de su existencia

- Cinco países mantienen la pena de muerte para los homosexuales