Saturday, January 31, 2009

Ateos frente creyentes

Richard Dawkins, el biólogo y ensayista autor del best seller “El Espejismo de Dios”, afirma que la situación de los ateos en América hoy en día es semejante a la de los homosexuales hace cincuenta años. Convertido en un auténtico azote de las religiones, Dawkins es el impulsor de la famosa campaña de propaganda ateísta de los autobuses de Londres, una campaña brillante en su sencillez y con tanto éxito que ahora está siendo exportada a otras ciudades del mundo, entre ellas Madrid y Barcelona. Como sabemos, la campaña consiste en contratar un espacio publicitario en algunas líneas de autobuses para insertar este lacónico mensaje: “Probablemente Dios no existe, así que deja de preocuparte y disfruta de la vida” La idea de publicitar la no existencia de Dios en un lugar tan popular como un autobús urbano es tan original y ha tenido tanta repercusión mediática que ha provocado, para gozo de sus organizadores, una contraofensiva publicitaria similar por parte de grupos evangélicos, quienes, ofendidos por el descaro de los ateos, han contraatacado con el eslogan opuesto: “Dios sí existe, disfruta de la vida en Cristo” (aunque en el eslogan, escrito en mayúsculas, ese “si” no lleva tilde y se convierte inquietantemente en un “si” condicional).

Tiene razón Dawkins al decir que no se habla lo suficientemente de ateísmo, y sus afirmaciones son especialmente extrapolables a nuestro país. En nuestro riquísimo lenguaje castellano tenemos un adjetivo precioso que no puede venir más a cuento, se trata del adjetivo “timorato”, que según la RAE se aplica a la persona “que tiene temor de Dios, y se gobierna por él en sus operaciones”; “tímido, encogido, indeciso” es otra de sus acepciones. Es curioso que en nuestro vocabulario exista un adjetivo que se aplica a los que temen a Dios, pero no es extraño después de soportar la pesada losa del catolicismo durante siglos. Nuestra sociedad es timorata, y siguiendo con la tesis de Dawkins, no se atreve a hablar de ateísmo, por eso es tan saludable y oportuna una campaña que sólo pretende, según los organizadores, fomentar el debate y sacar del armario a los que no se atreven a decir abiertamente que no creen en Dios.

Artículo completo en: dosmanzanas.com

Add comment

Fill out the form below to add your own comments

User data





Add your comment