Saturday, January 31, 2009

Magia

La sociedad española y la ciencia no han sido nunca compañeros bien avenidos; demasiados siglos atados a las patrañas de la religión católica: a los milagros, a la resurrección de la carne, a la madre virgen, al infierno, al reino de los cielos… Pero incluso en un país como España causa asombro la noticia que ayer publicaba Canarias7: “Cómo conocer a los ángeles”.

Al tradicional irracionalismo de la religión se une ahora el de las nuevas espiritualidades posmodernas, con su pizco de espiritualidad oriental enlatada para los buscadores del yo occidentales:

La crisis que nos atenaza parece formar parte de un ciclo vital del que saldrá reforzada la espiritualidad de quienes componemos esta sociedad. “Un cambio cósmico, ya profetizado en todas las culturas y religiones”, explica Juana María De León.

Y para prepararnos para el “cambio cósmico”, la mujer nos propone “un seminario a cargo de la instructora de Esenia [así, con mayúsculas], Mayte López”. ¿Quiénes fueron los esenios?:

Los esenios fueron la comunidad de Jesucristo, quienes convivían con las energías angelicales “aunque no personificadas en seres con alas [la versión antigua ya no cuela, y hay que modernizarla], sino como fuerzas que nos acompañan y nos ayudan a conseguir la felicidad”.

Y la periodista nos cuenta qué es exactamente lo que publicita:

El seminario, con el lema Los ángeles de Atlantis. Vivir con los ángeles, pretende reconocer al ser que protege a cada persona, introducirse en la sabiduría esenia, conocer a los ayudantes y los guías espirituales, los sellos de los ángeles, rituales de liberación, iniciación o sanación, limpieza de aura, armonización y cómo encontrarse con los ángeles.

Para asombro de propios y extraños, no hay en la crónica la más mínima señal de que sea humorística. Se habla de “sabiduría esenia”, de “rituales de liberación”, de “sanación”, de “limpieza de aura”, de “encontrarse con los ángeles”… sin que se escape ni media sonrisa.

¿Qué es todo esto? Pues según la protagonista de la noticia “es magia”: “Ella misma lo ha constado”. “En tres meses ocurrieron cosas extraordinarias”. No se me ocurre nada tan extraordinario como que, en pleno siglo XXI, un periódico publique una información sobre algo que “es magia” como si fuera la cosa de lo más natural. En fin, la crónica de un seminario en el que parece que se mezclarán las patrañas de la religión tradicional con las de la nueva espiritualidad y que, por lo tanto, podría concluir en auténtica sesión de magia.

Periodismo, dicen… de un periodismo que no habla de hechos naturales o artificiales, sino de hechos sobrenaturales… y sin siquiera reírse. En lugar de la magia del periodismo, el periodismo de la magia. Lo dicho, que la sociedad española y la ciencia no han sido nunca compañeros bien avenidos; demasiados siglos atados a las patrañas de la religión católica.

Autor: Jorge Marsá
Fuente: laopiniondelanzarote.com

Add comment

Fill out the form below to add your own comments

User data





Add your comment