Sunday, September 21, 2008

Dinero, poder y religión: Los vínculos de los Legionarios de Cristo en Chile

El fallecimiento de las nueve alumnas del colegio “Cumbres” en el accidente ocurrido en el norte, ha enlutado a la opinión pública del país, pero de manera especial a un grupo en particular. Se trata de los “Legionarios de Cristo”, una congregación religiosa presente en todo el mundo, dueña de nueve entidades educativas sólo en Chile, entre ellas el establecimiento al que pertenecían las malogradas estudiantes.

A diferencia del Opus Dei, que es una prelatura canónica de la Iglesia Católica, los “Legionarios de Cristo” son un movimiento al interior de esta, y que además que no ha estado exento de críticas, sobre todo en contra de su fundador, Marcial Maciel, por abusos sexuales en contra de varios seminaristas de la orden. El año 2006 el propio Papa Benedicto XVI, realizó un llamado para que Maciel se retirara de la vida religiosa, por los delitos de pederastia que se le imputan desde el año 1956, sin embargo, falleció sin que se aclararan las violaciones.

Orígenes de Legionarios, fuertes como ejército de combate

“La legión debe ser fuerte como un ejército en posición de combate”. Estas palabras, que parecen sacadas de una arenga militar, fueron pronunciadas por el Papa Pío XII al bendecir la obra en 1947, y reflejan el sentimiento de “lucha” que asumen los miembros de la congregación, frente a otras posturas ideológicas al interior de la Iglesia Católica que estaban cobrando fuerza en América Latina, como la “Teología de la liberación”, que impulsaba profundas reformas sociales y culturales.

En 1941, Marcial Maciel, que había sido expulsado de dos seminarios por razones que jamás se revelaron, funda la orden religiosa en un sótano de una casa en Ciudad de México -curiosamente, tres años antes de convertirse en sacerdote- , junto a trece jóvenes, con el fin de difundir “el reino de Cristo entre los hombres”. Así comenzó un largo periplo por distintos países, con el fin de dar a conocer a los “Legionarios de Cristo” al interior de la Iglesia Católica.

Sin embargo, en 1956 el Vaticano recibe las primeras quejas en contra de Maciel por sus prácticas sexuales con seminaristas y su adicción a la morfina, pero las denuncias no prosperan porque el sacerdote cuenta con protectores de alto rango al interior de la Iglesia, como el cardenal Ángelo Sodano, en ese entonces, secretario de Estado de la Santa Sede.

A pesar de las acusaciones y denuncias, hoy cuentan con más de 700 sacerdotes y 2.500 seminaristas en todo el mundo, además poseen una vasta red educacional donde los “Legionarios de Cristo” destinan gran parte de sus recursos, razón por la cual han sido apodados en numerosos países como los “Millonarios de Cristo”, en alusión a su poderío económico.

Noticia compelta en: Pasquín Times