Saturday, January 31, 2009

Ateísmo frente religión

Algunos profesionales de la religión se han quejado a la Generalitat de Catalunya por permitir en espacios públicos la campaña del ateísmo que ellos consideran una blasfemia. Vean la frase blasfema: “Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida”. ¿Dónde está el insulto o la blasfemia? Para colmo de cinismo, Rouco Varela (el jefe de los obispos españoles), alega sobre esa campaña que “hablar mal de los creyentes es un abuso que condiciona injustamente el ejercicio de la libertad religiosa”. Que su dios lo perdone.

¿Dónde se habla mal de los creyentes? ¿A quién se le impide ejercer su libertad religiosa? Un insulto sería decir que todo el que padezca un defecto físico no puede acercarse al altar de Dios… ¡Eso lo dice la Biblia en el Levítico! Y digo yo, ¿qué hace un cura con gafas en una ceremonia religiosa? ¡Ah, ya! Ahora entiendo por qué ninguno de los enfermos que visita Lourdes sana en su peregrinación. Entran en la iglesia y la cagan. Dios no está con ellos. ¡Semejante aberración es un insulto a creyentes y ateos! Y eso lo mantienen los curas como libro sagrado, pero nunca lo leen en su templo. Al igual que jamás leen lo que escribió el fundador del cristianismo en su libro sagrado llamado Nuevo Testamento (Hc. 17, 24): El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que hay en él, ése, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por mano del hombre.

Rouco, bien está que insultes a tus creyentes, pero no pretendas también insultarnos a nosotros, los ateos. Un ateo lleva mucho tiempo “tragando” con las facilidades que la Iglesia ha tenido para cabalgar a lomos del poder. Bien está que empecemos a equipararnos en derechos con los creyentes. Además, no deberías preocuparte, tu dios, omnipotente, omnipresente, nunca permitirá que se abra paso la razón y el conocimiento. Aplícate la leyenda inglesa de una canción, Don´t worry, be happy (“No seas guarro y sé feliz”).

Fuente: Misterios al descubierto