Tuesday, December 25, 2018

El budismo, una religión más

La primera crítica al budismo y su horrenda cosmovisión la vi en el mejor episodio de Penn & Teller: Bullshit!

Luego, el dios No Es Bueno de Christopher Hitchens me enseñó que las religiones orientales son igual de poco trascendentes e inhumanas que las occidentales.

Ahora, Mauricio-José Schwarz, el escéptico de cabecera (tal como lo describe Ismael Valladolid) ha sabido resumir magistralmente lo odioso y retorcido que es el sistema de creencias budista:

Como todas las religiones, el budismo es la exaltación como maravilloso de lo inhumano, lo horrible y lo malévolo.

El budismo supone que el sufrimiento es causado por el deseo (no por la maldad, no por la injusticia, no por la enfermedad, no por la deshumanización) y que al desaparecer el deseo (todo deseo), se puede alcanzar la iluminación y romper el ciclo de reencarnaciones para hacerse uno con el todo desde la insensibilidad total. Cualquiera que dijera eso sin una religión que lo respaldara sería, claro, atacado como inhumano, cuando la lucha contra el sufrimiento no es una labor meramente subjetiva y egoísta, sino que es una tarea social que implica acción permanente y solidaria en la medida de nuestras capacidades, a veces muy limitadas.

“Todo deseo”, claro, incluye el deseo de justicia, el deseo del fin de la maldad, el deseo de acabar con el sufrimiento de los demás, el deseo de disfrutar del amor, del arte, del sexo, de la amistad, del asombro del universo, de saber, de vivir… _todo deseo_. La insensibilidad al deseo y al sufrimiento que nos lleva a la iluminación, el bodhi, implica la capacidad (no lo dicen, pero es inevitable resultado de su visión) de mirar morir de hambre y enfermedades prevenibles a un niño sin sentir nada, absolutamente nada. Estar por encima de esas, digamos, “fruslerías” de la vida humana. Cierto que una de las “nobles verdades” del Buda es no hacer el mal, pero en ningún lado se implica que haya que impedir el mal que hacen otros (eso sería un deseo y llevaría al sufrimiento y nos obliga a seguir reencarnando y volvemos a empezar).

Esto en cuanto a los principios filosóficos o teóricos del budismo. En la práctica, como ocurre con otras religiones incluidas las abrahámicas, sus mejores principios son simplemente traicionados o evadidos por quienes se benefician de ella. Si los Papas del Cristo “Príncipe de la Paz” han aplaudido todo género de guerras y masacres, los jefes budistas (en particular el Dalai Lama) han sido feroces señores feudales con guerreros y listos a aplaudir a su vez cualquier barbaridad (como el programa nuclear indostano).

Eso sumado a todas las desgracias que le ha significado el Dalái Lama al mundo hacen del budismo una de las peores filosofías de vida y conjunto de creencias con el que jamás se haya cruzado la humanidad, o sea, una religión en todo el sentido de la palabra.

Fuente: DE AVANZADA
El budismo, una religión más

Dios fue inventado para explicar el misterio

Dios fue inventado para explicar el misterio. Dios es siempre inventado para explicar esas cosas que no entiendes. Pero, cuando finalmente descubres la manera en que trabaja algo, obtienes ciertas leyes que estás arrebatando a Dios; no lo necesitas más. Pero lo necesitas para los otros misterios. Por tanto lo dejas para que creara el Universo porque eso aún no lo entendemos; lo necesitas para entender esas cosas que no crees que las leyes puedan explicar, tales como la conciencia, o por qué sólo vives un cierto período de tiempo -vida y muerte- cosas como esas. Dios siempre es asociado a aquellas cosas que no comprendes. Por consiguiente yo no creo que las leyes puedan ser consideradas como semejantes a Dios porque ellas ya han sido entendidas.

Richard Feynman

Mensaje de Dios a los cristianos evangélicos

Queridos Cristianos Evangélicos:

Aquí Dios.

En primer lugar, yo no existo. El concepto de un ser de 13.7 mil millones años de edad, capaz de crear todo el universo y sus miles de millones de galaxias, vigilando al mismo tiempo los pensamientos y las acciones de los 7 mil millones de seres humanos en este planeta es absurdo. Que les crezca un cerebro.

En segundo lugar, si lo hiciera, les habría dejado un libro un poco más consistente, atemporal y verificable de manera independiente que la colección de la mitología de Oriente Medio de la Edad de Hierro que llaman Biblia. Demonios, apuesto a que no pueden decirme una cosa sobre cualquiera de sus autores, su credibilidad o sus posibles motivos ocultos, sin embargo, ustedes los citan para las más extraordinarias afirmaciones.

En tercer lugar, cuando envié a mi “hijo” (lo que sea que eso signifique, dado que soy dios y no me apareo) a la Tierra, él habría visitado a los chinos, japoneses, europeos, rusos, africanos subsaharianos, los aborígenes australianos, los mongoles, polinesios, micronesios, los indonesios y los nativos americanos, no sólo a unos cuantos judíos. También habría demostrado un conocimiento ajeno a la Edad de Hierro de Oriente Medio.

En cuarto lugar, yo no gastaría mi tiempo escondido, negando toda evidencia tangible de mi existencia, y luego castigando a aquellos que son suficientemente inteligentes para llegar a la conclusión natural de que no existo quemándolos para siempre. Eso no tendría ningún sentido para mí, ya que yo soy el que ocultó pruebas de mi existencia en primer lugar.

En quinto lugar, no me importa con quién lo hacen o cómo “lo hacen”. Realmente no me importaría. Esto no tendría ningún interés para mí, dado que puede crear universos. Oh, los egos.

En sexto lugar, yo habría golpeado a todos los evangélicos y fundamentalistas mucho antes de esto. Ustedes me vuelven loco. Son mezquinos y sin embargo hablan con esa falsa autoridad. Muchos de ustedes todavía creen en el sinsentido de la serpiente parlante del Génesis. Yo los mataría a todos ustedes sólo por eso y los quemaría por una tarde (quemar para siempre es demasiado bárbaro para que yo siquiera contemple esa posibilidad).

En séptimo lugar, la idea de que los miembros de una especie en un planeta sobreviven a su propia muerte física para “estar conmigo” es un sinsentido absoluto, que nubla la mente. Crezcan. Ustedes van a morir. Supérenlo. Yo lo hice. Demonios, por lo menos ustedes tuvieron una vida. Yo ni siquiera existí en primer lugar.

En octavo lugar, yo no leo tu mentes, o “escucho sus oraciones” como eufemísticamente lo llaman. Hay 7 mil millones de ustedes. Incluso si sólo el 10% rezara una vez al día, eso son 700.000.000 de oraciones. Esto equivale a 8.000 oraciones por segundo - cada segundo de cada día. Mientras tanto, tengo que procesar a los 100.000 de ustedes que mueren todos los días entre el cielo y el infierno. Mediten sobre el completo absurdo de eso por un momento.

Finalmente, la única razón por la que ustedes siquiera consideran creer en mí se debe a donde nacieron. Si hubieran nacido en la India, es probable que creeyeran en los dioses hindúes, si hubieran nacido en el Tíbet, ustedes serían budistas. Cada cultura que ha existido ha tenido su(s)propio(s) dios(es) y siempre parecen estar a favor de esa cultura particular, sus esperanzas, sueños y prejuicios. ¿Qué, creen que todos existimos? Si no, ¿por qué sólo el suyo?

Miren, seamos honestos con nosotros mismos. No hay ningún dios. Creer en mí estaba bien cuando ustedes pensaban que el mundo era joven, plano y simple. Ahora sabemos cuán enorme, viejo y complejo es el universo.

Avancen - supérenme. Yo lo hice.

Dios.

Fuente: De Avanzada

Stephen Hawking: ¿Creó Dios el Universo?

Stephen Hawking revela su visión personal y convincente sobre la duda más grande de la humanidad: ¿pudo algo o alguien crear el universo en el que vivimos?. Documental completo en HD.

Ver vídeo en: YouTube

Thursday, December 12, 2013

El exorcismo de Marta: posesión o enfermedad mental

El sacerdote de la ICAR José Antonio Fortea, “el exorcista de España”, expulsó a Zabulón, el último de los supuestos siete demonios que poseyeron a Marta (nombre supuesto) de una joven que empezó a sentirse mal, sin que los médicos encontrasen explicación, llegando a entrar en coma.

Tras el coma, algo extraño empezó a suceder en el cuerpo de la niña: al rezar junto a ella se ponía nerviosa, en la casa se produjeron poltergeist, una noche incluso supuestamente levitaba sobre la cama…
Marta contó que unos compañeros de colegio le habían lanzado un hechizo de sangre, de muerte, invocando a Satanás.

En el exorcismo estuvo presente un psiquiatra, el Dr. Gaona, que consideró que lo que había presenciado era un estado grave de histeria. En las tres horas y media que duró el exorcismo, refiere que no hubo todos los fenómenos que según la iglesia Católica deben producirse para considerar que se trata de una verdadera posesión del diablo:

- no hubo xenoglosia (hablar en lengua extrañas que desconoce)
- no hubo dermografías (marcas que aparecen en la dermis)
- no hubo poltergeist.

Marta mostró sólo una fuerza descomunal y cambios espeluznantes en la voz.
Fuente: Psicodelirium

Saturday, March 24, 2012

Este blog de recopilación sigue en Scoop.it

A partir de enero de 2012 los contenidos aparercen en el sistema de “curate” Scoop.it

http://www.scoop.it/u/barzanallana?widget=black