Go to content Go to menu

Conocimiento Humano

Wednesday, November 18, 2009

¿Qué nos impide ayudar a la Naturaleza en su búsqueda? No haríamos más que acelerar la evolución, en la dirección deseable. Nuestros genes, y la acción de ellos sobre nosotros, son modificados, de forma natural, constantemente, aún sin pretenderlo. La libertad para investigar, difundir los conocimientos adquiridos y hacer uso racional de los avances logrados, es básica en las ciencias. Sin ciencia no hay progreso, sino estancamiento.

Cuando podamos pensar libremente, sin pedir antes permiso para hacerlo, entonces, seremos libres. Los maestros están para traspasar conocimientos y enseñar a pensar, no para hacerse admirar por su saber. Los preceptos no son murallas, están para ser transmitidos. La obligación de los jóvenes es renovar.

El saber humano, aún cuando sus fuentes sean diversas, va formando un todo global, que infiltra savia de distintas raíces en las mismas ramas. Todo conocimiento empieza y acaba en el Hombre. Los avances siempre son relativos. Esto es válido en muy diversas civilizaciones. La acumulación de conocimientos adquiridos sobre civilizaciones pasadas, produce nuevos descubrimientos. Difundir los conocimientos adquiridos, haciendo uso racional de los avances logrados, es básico en las ciencias.

Cualquier rama de la ciencia, que aporte conocimientos nuevos, está cambiando la vida del Hombre, por muy alejadas que estas aportaciones parezcan, del día a día cotidiano. La ciencia, el mundo del conocimiento, no tiene fronteras. Los límites los pone la imaginación, conocimientos y trabajo, de quien la ejerza. Cuando algunas instituciones morales tratan de parar la ciencia, tienen la batalla perdida. Más vale adaptarse a tiempo. El conocimiento renace. Durante la Edad Media, casi lo consiguieron. Todos los conocimientos antiguos fueron condenados a un olvido secular. De la forma más eficaz. En la actualidad, les resulta más difícil. Ya no se acaba con el saber quemando bibliotecas y hombres de ciencia. Está demasiado extendido, inmerso en cada hogar, a través de las redes de Internet.

Mientras puedan, quienes manejan las fuentes del saber infuso, no dejarán progresar el conocimiento razonado. Los avances científicos, socavan sus cimientos. Los fanáticos pueden sentirse más afines a otros fanáticos de creencias distintas, que de quienes, al pensar por sí mismos, están dispuestos a permitir que su pensamiento evolucione. Todo tiene un pasado. Hay que investigar los orígenes, raíces y causas. Los frutos no maduran sin el aporte de savia y un medio ambiente adecuado.

Los que, desde gobiernos poderosos, contribuyen a fomentar los mecanismos más primitivos de nuestros cerebros, no favorecen al progreso de la Humanidad. Son los mayores enemigos de su propio país. No habría que buscar los adversarios fuera, mientras se tengan dentro. Como ejemplo nefasto podríamos poner el período correspondiente al mandato de Bush (hijo). Nunca se olvidó más, en menos tiempo. Toda su credibilidad la quemó, él mismo. Son hipócritas quienes piden la paz para sus pueblos, olvidando que su propia actividad es la de fabricar armamentos con los que alimentar guerras que ellos provocan. Produciendo, a su alrededor, multitud de pueblos con los derechos humanos disminuidos