Go to content Go to menu

Almas y Pensamientos

Friday, August 28, 2009

Cuando, los grandes comunicadores de verdades prefabricadas, empiezan a valorar la verdad mágica de sus palabras, por encima de la verdad científica, debemos principiar a temer, como rebaño dócil que se deja conducir, si es posible que nuestro pastor se haya confundido de estrella guía y nos pueda estar conduciendo, él mismo, al precipicio. Conmigo o contra mí. Las guerras de clases, las eternas sospechas, el ataque solapado, castrador y represivo de todos los absolutistas, contra la libertad, dan lugar a pensamientos negativos. La impresión general, es la suma de las impresiones parciales.

Estamos viviendo tiempos de crisis, indudablemente, como siempre. Las crisis, los altos y bajos, son inherentes a la vida. Pero, quienes aprovechan esto para presentarlos como fines de ciclo, son los aprovechados del adoctrinamiento. Los inductores al miedo, que pretende fijar el destino de las ovejas a las conveniencias de su pastor. Sin saber éstas que son sólo alimento y sostén de quien se considera su guía y dueño.

Las crisis graves se trasladan de lugar, aún cuando permanezcan en el tiempo. Nunca el mundo fue una balsa de aceite. La verdad se puede ocultar, pero eso no la cambia. Su esencia permanece. Toda verdad es individual. Aún cuando sea única en su origen, no tiene el mismo valor observada desde un punto de vista y el inverso. Habiendo una piedra en movimiento, no es igual lanzarla, que recibirla.

Ser feliz, sentirse bien, tener ganas de reír, son estados deseables. La sociedad que los coarta, está mal orientada en sus principios. La tiranía perfecta consiste en llegar hasta la apropiación de las almas. Vemos que Bush, Putin, Sharon, Netanyahu, los sultanes sauditas y algunos políticos más cercanos a nuestro entorno, llenos de fervor conservador, utilizan su acercamiento a las autoridades religiosas, para buscar su complicidad recompensada, haciéndola revertir en beneficio propio. La unión del poder político con el religioso, ha dado siempre lugar a la gestación de las peores dictaduras. Sea cual fuere la religión de que se trate. A veces, ideas que han estado ahí, toda la vida, sin que pareciesen conducir a parte alguna, tienen recodos que no habíamos visto, pero que, iluminados adecuadamente con la luz nueva de gente sin prejuicios, nos indican salidas inéditas de viejos laberintos.

La juventud hace bien en ser iconoclasta. Los maestros están para traspasar conocimientos y enseñar a pensar, no para hacerse admirar por su saber. Los preceptos no son murallas, están para ser traspasados y sobrepasados.

La creencia en el poder mágico de la palabra, sobre las obras y sus secuelas, no sólo en el propio trasgresor, sino en los otros seres afectados por el error confesado, ha derivado, modernamente, en el psicoanálisis y prácticas colaterales de psicoterapia. Quien confiesa, descansa. Libera su alma del peso del pecado. Así se explica que, hasta no hace muchos años, algunas disposiciones eclesiales prohibieran la práctica del psicoanálisis a los creyentes. Trataban de evitar el traspaso de poderes: de la creencia a la ciencia.

Sumideros Prescritos

Tuesday, August 25, 2009

No me asombra la capacidad de mentir de ciertos políticos, sino la credulidad de quienes los oyen. Cree quien quiere creer. La explotación sistemática de la mentira es fascismo. Hay quien dice una verdad, de vez en cuando, para basar en ella cien mentiras.

Quienes sólo pueden cimentar sus ofertas políticas en el descontento provocado por el incumplimiento de promesas hechas por otros, hurtan realidades, para ofrecer ilusiones.

España, hasta no hace mucho, cubría su déficit de exportaciones con los ingresos por turismo y, de forma importante, con los ahorros de cientos de miles de españoles emigrados a Europa y América Latina. Pero también a Marruecos, el Sahara Occidental y Guinea Ecuatorial. Y, esa generación de trabajadores españoles emigrantes, está aún viva, en gran parte. Muchos de ellos retornados, jubilados, que siguen percibiendo sus pensiones desde los países donde trabajaron.

Todavía el déficit español se equilibra, en parte, con dinero de pensiones venidas desde Alemania, Francia, Suiza, Suecia, Inglaterra,…. No todos los jubilados españoles son alimentados por la Seguridad Social Española. Compraron sus apartamentos desde el extranjero y comen con el dinero que les envían sus antiguos países de acogida. Si Francia y Alemania tienen, actualmente, déficit presupuestario, habría que ver qué parte de ese déficit corresponde a las aportaciones de esos países al equilibrio de los presupuestos de otras naciones europeas. Hacienda debería ser racional.

España ha percibido, desde Europa, ingentes cantidades de subvenciones para grandes obras públicas. Lo que ha contribuido a presentar limpia la papeleta del ‘déficit cero’. No todos los méritos administrativos son de nuestros ministros, actuales y pasados. Más bien, al contrario. Se han presupuestado proyectos faraónicos, con la grandeza y generosidad de quien sabe que no va a ser él quien los pague. El grifo de las subvenciones se ha cerrado, sensiblemente, tras el 2006. Desde entonces, con toda probabilidad, viene siendo España una de las naciones que aportarán más de lo que reciban. ¿Se están haciendo previsiones para este largo período? Porque los años pasan muy pronto. ¿O seguirán los gobiernos españoles haciendo política de telediario? Contando fantasías sobre lo bien que nos va, sin aclarar que es con la ayuda del vecino. Y sin contabilizar, como deudas, los créditos a largo plazo, por la prefinanciación privada de obras estatales, que se suscribieron durante los años de gobierno de Aznar. El negocio del siglo. Los grandes constructores, y bancos amigos, saben mucho de eso. Tenemos unos presupuestos como sumideros soleados, la luz no les llega al fondo.

En esos años de prosperidad subvencionada, basan su expansión actual algunos bancos españoles, que prefinanciaron grandes obras, a cobro revertido. A cargar sobre los presupuestos de gobiernos venideros. Nada inusual, pero sí lleno de sombras. Las inversiones a futuro, no lastraron los presupuestos de los gobiernos que pidieron los préstamos. Ahora se paga todo junto.

Razones irracionales

Friday, August 21, 2009

El fanatismo se asienta en la eliminación del pensamiento racional. Las creencias están basadas en pensamientos primitivos. Prescinden de la lógica y los conocimientos acumulados por la Humanidad. Constituyen un continuo retorno a la ignorancia total y la falta de lógica de las ensoñaciones.

Cuando se mezclan intereses ideológicos, o religiosos, con territorios y economía, las consecuencias son previsibles. Las creencias irracionales, las magias todas, no son sólo una droga del cerebro, sino cárceles del alma, del espíritu, del pensamiento. Sus defensores atacan a quienes se niegan a mover el mundo a su dictado. Si las tratamos como humanismos heterogéneos, se hace imposible su conocimiento racional. Usar la irracionalidad como arma, no puede reconducirnos más que, de nuevo, a las cavernas.

Los razonamientos religiosos caen dentro de lo poético. De forma que tales argumentos no necesitan ser racionales. No se puede exigir a Hacienda que sea sentimental, pero sí racional, si quiere convencernos de sus razones para cobrar.

Nada es arbitrario, casual o irracional en el discurrir de la Naturaleza. Todo suceso es producto de otro anterior. No puede haber consecuencia sin antecedente. Quienes convierten en dioses a hombres que nunca pretendieron serlo, entran en la categoría de los mistificadores, movidos por el entusiasmo. O quizá intereses de participar en lo misterioso, para disfrutar de sus ventajas. Aunque alguien no llegue a entendernos y quizá nos admire, el hecho no nos transmuta en seres supra terrenales. Es la alquimia del pensamiento admirador, la que sublima al hombre en dios.

El mismo efecto pendular se produce en los credos políticos de los electores, que en los creyentes. Están fuera de toda lógica razonable. Se pueden concebir palpitaciones de opinión, que den más importancia a unos detalles que a otros, pero resultan irracionales las oscilaciones sucesivas de un extremo a otro del horizonte político. No deja de sorprendernos que siga produciéndose el fenómeno de la aparición de ’salvadores’ del signo contrario, cada vez que surgen crisis en el otro extremo de las preferencias. Si no es inesperado, sí resulta desconcertante. Parece como si el ideario de los humanos estuviese formado por alguna sustancia gelatinosa, informe y temblorosa; en ansiosa espera de una mano externa que le dé forma definitiva.

Las épocas de crisis crean el deseo de buscar protección. Y, entonces, llega la primavera de los bocazas, los salva-patrias, los fascistas y populistas. No vivimos en una época de excepción, los ciclos se repiten; sólo cambian los protagonistas y escenarios, no el argumento.

El mayor acto de progreso que puede experimentar el ser humano, es el de su liberación de las creencias. Mientras el peso de las convicciones lastre su mundo, no levantará el vuelo. Prescindir de conceptos inculcados irracionalmente, es básico para el avance de la mente.

No podemos basar nuestra vida intelectual en conceptos mágicos y creencias irracionales, con la única justificación de que ‘siempre ha sido así’. Lo que no es cierto. Ningún momento de nuestra vida actual es igual a otro anterior.

Creencias envenenadas

Monday, August 17, 2009

El veneno está en las creencias, no en el ser de los pueblos. Todas las guerras tienen un trasfondo de creencias fanáticas. Sobre todo las monoteístas. Puesto que cada una de ellas exige la exclusividad para su propio dios. O, para la forma propia de entender y honrar a su dios. Los dioses pueden ser idénticos, o parecidos. Pero, la forma peculiar de dirigirse a ellos, busca resaltar la singularidad de cada uno. A partir de ahí, se exige supremacía del dios propio. Sin relevos.

Todas las guerras modernas tienen un trasfondo de dogmas fanáticos. Quienes están tras ellos, son los instigadores ocultos de las luchas. Aunque, ante los creyentes, se presenten como amantes de la paz. Con un trasfondo: que les den lo que exigen como propio, después, prometen paz.

Llevamos milenios luchando por, y contra, las creencias. Que no aportan nada definitivo a la Humanidad. Sino el cambio, en busca de la singularidad, con mayor relieve social para quienes las representan. Es indudable que, los dirigentes de creencias, sacan ventajas de las luchas. Por ello, puede pensarse que sean los más interesados en provocar enfrentamientos. Las luchas crean fanáticos y éstos son la mayor garantía de su perpetuidad. La sangre de mártires propios sirve, a cada bando, de fertilizante y cemento que afianza la propia tendencia. Brujos, magos, agoreros, profetas, sacerdotes, taumaturgos, viven de lo mismo: hacer creer. En el mundo de las creencias, no importa ser, sino parecer. La apariencia de verdad, es la imagen que perpetúa la mente, otorgando fidelidad.

De ahí que, toda ceremonia relacionada con creencias, necesite ser vistosa, impresionante: hecha para ser recordada. Y los personajes que la representen, han de distinguirse, visiblemente, del común de los mortales. El revestimiento externo de quien ostenta un cargo, ha de ser acorde con la importancia y función del mismo. En España, en tiempos aún recientes, no se concebía la autoridad de un Guardia Civil, sin añadirle el tricornio y un buen bigote. Los vestidos ceremoniales, ayudan a dar protocolo a la ceremonia. Haciéndola revestirse de una especial solemnidad, que impresione a quien la vive. Los reyes parecen más reyes, cuando brillan, coronados, junto al trono.

Es indudable que el tiempo no es estático. Aunque siempre arrastre rémoras que lo oculten. La época de los curas obreros, con alpargatas en el andamio, parece haber quedado congelada en el pasado. No eran creíbles, les faltaba protocolo, quitaba brillo a su labor y los ubicaba demasiado cercanos. Eso no es rentable, lo es más el misterio y la distancia. Resulta más utilizable la fijación de posiciones, situándose algunos escalones por encima del vulgo.

El mantenimiento de las tradiciones y su representación efectiva, tiene una finalidad práctica. Cuando se pierden las ceremonias tradicionales, se debilitan las ideas que las sostienen. Nada es gratuito. Los estamentos sociales mantienen las ceremonias, porque éstas los sostienen. Sólo el conocimiento da bases firmes. Las creencias son fuente de dudas, sobre lo que ignoramos.

Primitivismos

Friday, August 14, 2009

Al igual que el hombre es, cada día, un ser diferente, según sea su vida y experiencias, las religiones, a pesar de sus pretendidos valores eternos, van evolucionando, lentamente, mientras están vivas.

Absorbiendo ideas, transformándolas en su interior y excretando otras: los residuos inservibles, que son abandonados, olvidados en el pasado. Ningún concepto permanece indemne.

Podríamos afirmar que las religiones no se crean o destruyen, se transforman y ramifican. Si tomásemos las enseñanzas de Cristo tal como fueron expuestas, podríamos deducir, claramente, que no quiso crear una nueva religión, sino purificar y reavivar la enseñanza existente en su pueblo, el judío.

Tras la muerte de Cristo, la primitiva iglesia cristiana asamblearia, pasó pronto al acatamiento y creación de autoridades, dentro y fuera de su cuerpo doctrinal.

La organización ha sido plenamente jerarquizada, aún con más fuerza que cualquier sociedad civil. El principio de autoridad es unívoco.

Por ello, no puede sorprender la tendencia a santificar, de forma proporcionalmente injustificada, a quienes alcanzaron altas posiciones sociales. No hay ninguna razón lógica para presuponer mayor santidad a un obispo, rey o Papa, que la demostrada a diario por cualquier monja misionera, dedicada con toda su alma a su labor ignorada.

Generalmente, no suelen coincidir los hombres buenos con los más destacados socialmente. Para escalar puestos, en toda sociedad humana, hay que intrigar; eso no se hace derrochando virtudes. Para llegar al papado, hay que ser más político que santo.

La creencia cristiana, relacionada con la resurrección de los muertos y el rescate de las almas del Purgatorio, parece una transposición evangélica del mito egipcio primitivo, que hallamos en todas las religiones circundantes del Medio Oriente.

La creencia en seres resucitados, no es exclusiva de ninguna religión. No hay grandes diferencias, entre relatos similares, correspondientes a diferentes religiones de origen emparentado.

La Menorah, candelabro de siete brazos(o ramas) usado en el culto judaico y que ha llegado a convertirse en el símbolo del estado de Israel, tiene su origen como representación de la unión de los siete dioses, correspondientes a cada uno de los planetas, que dan su nombre a los días de la semana babilonia. El tronco que une estas ramas de poderes planetarios, era llamado El-Ohim, cuyo significado es ‘unión de fuerzas’. Con el tiempo, tras la prolongada estancia de gran parte del pueblo hebreo en Babilonia, llegó a transformarse en el nombre y símbolo primitivo del Dios de los hebreos. Que se cita con este apelativo en los libros más antiguos de la Biblia. En el Génesis se puede apreciar cómo Elohim habla de sí mismo en plural. Puesto que su concepto básico era el de ‘unión de poderes’, actuando bajo una sola personalidad.

Los primeros lugares de oración conocidos, fueron señalados con piedras. También, en toda religión y sistema mágico de la antigüedad, se atribuyeron poderes especiales a ciertas piedras singulares.
Bien por suponer que en ellas vivía algún dios, o por creer que eran el medio necesario para llegar hasta él. Donde todo comienza, todo acaba.

Conocedores de lo oculto

Wednesday, August 12, 2009

El conocimiento de lo secreto ha sido, siempre, la mayor fuente de poder. Los confesionarios del mundo entero constituyen el mejor servicio secreto del planeta. Trabajando a favor de una sola causa, la que representa sus convicciones. Por añadidura, quienes depositan allí sus intimidades vergonzantes, no cobran por informar, pagan con agradecimiento por habérseles permitido abrir sus conciencias. La versión moderna, laica, es la regida por psiquiatras, psicólogos y asimilados. A partir de Freud.

Las doctrinas, todas, trabajan, en principio, para su propio fortalecimiento, antes que en beneficio de los pueblos donde están insertas. El solo hecho de confiar nuestras intimidades a otra persona, le confiere poder sobre nuestra vida. Si la apertura de conciencia se hace con fines médicos, en este hecho empieza y acaba toda dependencia, pero, cuando existe un adoctrinamiento condicionante, que atribuye, a nuestro relato íntimo, el poder de la redención de nuestras conciencias, entonces la dimensión humana varía. Entramos, por sublimación, en el terreno de lo sobrenatural. Tras la pretendida intervención de seres celestiales, el agradecimiento debe convertirse en eterno. Por tanto, la deuda adquirida, pasa a ser inconmensurable.

El conocimiento científico crea paz, a todos. Las doctrinas morales están, en cambio, pensadas para originar poder. Transmitir fantasías, que creen nuevos círculos de poder, sólo contribuye a originar conflictos añadidos a la Humanidad, destinados a afianzar los privilegios de quienes se atribuyen su administración exclusiva, en pretendida colaboración íntima con los seres celestiales. Esa es la presentación, que justifica su ascendencia sobre el pueblo llano. Una mejor formación científica de la sociedad y un menor adoctrinamiento, contribuirían a crear una sociedad más humanamente beneficiosa.

Somos humanos, hijos y habitantes de la Tierra. Mientras no seamos habitantes de los cielos, nuestra labor está aquí, en lo firme de la Tierra. Debemos saber cada día más, para poder transmitir más realidad. Crear más escuelas y maestros, para impartir conocimientos, es lo que necesita el mundo en general, Y también menos armas y propagandistas de poderes absolutos. El bien común de las naciones, debe estar orientado al beneficio de sus pueblos, no a la gloria de sus dirigentes endiosados. La preeminencia de las creencias sobre las ciencias, significa una involución del progreso. Cada acción provoca una reacción. Para tener nueva reacciones, se necesitan acciones novedosas.

Las épocas de dogmatismos, coinciden con el agotamiento creativo de los pueblos. Todo cuerpo de creencias, para permanecer vivo, ha de irse adaptando a los tiempos. Renovándose. Lo inmóvil está cercano a la muerte. Lo inquieto, que no crea nuevas energías, consume las suyas en pura auto- combustión, dejando sólo cenizas. Quien tiene la disciplina como su principal virtud, tiende a conservar la permanencia del poder establecido, sin buscar la creación de nuevas tendencias.

La disciplina, mal entendida, encierra en sí más destrucción, que fuerza creadora. Sobre todo, la disciplina impuesta, la obediencia ciega, propia de los sistemas de creencias, que anulan personalidades, hasta convertir a sus seguidores en cuerpos descerebrados.

Involución-Revolución

Saturday, August 8, 2009

La adhesión a lo tradicional, es el mayor freno de la Humanidad. Al tomar el camino, fijamos la meta. Quien mira atrás, no puede seguir avanzando. El sufrimiento es el mayor mal de la Humanidad, que se ha de erradicar, para llegar a la plenitud. Una mente que sufre, no puede ser libre, está atada a su dolor. Para liberarse, se ha de eliminar primero el dolor. Quitar los malos recuerdos del pasado y volver el rostro hacia el futuro, es fundamental. El fanatismo se produce en todas las doctrinas. Para construir el futuro, los fanáticos parten del pasado, prescindiendo del presente. Los fanatismos siempre son crueles, recuerdan el dolor pasado, cuya expiación pretenden trasladar al futuro. Si algo irracional permanece en la sociedad humana, son las creencias institucionalizadas, enquistadas en el pasado. Cuando se enseña a sufrir, para mantener la creencia propia en las tradiciones, por encima de la evolución natural de la sociedad, se está gestando fanáticos. Lo que conduce al estancamiento social. Eso es lo contrario de la formación racional. Es, más, la vuelta, o permanencia, en lo primitivo. El futuro no se desprende del pasado.

Los fanáticos no entienden el lenguaje de la paz, comprenden mejor a otros fanáticos. Tenemos el ejemplo del presidente Chávez, identificándose con grupos fundamentalistas islámicos. Esa es la clave increíble de sus revoluciones personales. Quien sólo pretende hacer prevalecer sus verdades, sin oír las ajenas, poco tiene que enseñar.

Los nuevos líderes sudamericanos, ¿habrán leído bien los textos revolucionarios que predican? Parece, más bien, como si, en vez de querer revolucionar el mundo de la política, pretendieran rebobinar la historia, para volver al pasado. Entre el machismo dogmático del presidente venezolano Chávez, con sus bruscas maneras de sargento chusquero, y la parcelación tribal del boliviano Morales, pretendiendo volver al principio de la historia, no sé cómo lo harán, pero, a la revolución del futuro, seguro que no llegan. Todo lo más, a una involución tribalizada del presente.

Realmente, para provocar un desencuentro, el presidente Chávez no necesita excusa alguna. Basta con que alguien no tenga su misma opinión. En sus maneras, lleva reflejado el ‘ordeno y mando ‘cuartelero. Le falta finura para ser Jefe de Estado, con pretensiones universales. Pero, ha encontrado la excusa perfecta para evitar la implantación de nuevas bases americanas en Sudamérica: Lo presenta como una agresión invasora.

Quizá pretende que olvidemos sus negociaciones para adquirir ingentes cantidades de armamento ruso. Que, puesto en sus manos, pueda parecer altamente inquietante. Realmente, los norteamericanos, en plan invasor, no me caen muy bien, pero, si tenemos que elegir como interlocutor entre Obama o Putin, prefiero al primero. Si no por otra cosa, sí por la limpieza biográfica de Obama, frente a la inquietante biografía de Putin. Parece como si nadie, fuera de Sudamérica, debiera inquietarse por este tipo de reuniones, pero, ya no hay mundos aislados en esta Tierra. Las naciones son más grandes que sus fronteras. Cuidemos límites y maneras.

Nadie es Inocente

Saturday, August 1, 2009

Si la ONU no cumple, por igual, con todos los pueblos que debe proteger, alguien está haciendo trampa.

Nadie es inocente, en la perpetuación de la trampa mortal en que está metido el pueblo palestino. Se le da un estatus nacional al pueblo hebreo, mientras se desaloja de sus fronteras al pueblo palestino. Un pueblo no es más humano que el otro. Esperemos que la balanza de la justicia internacional no esté trucada.

Porque los indicios aparentes de futuro estable para los habitantes palestinos de la zona en conflicto, parecen dudosos. Si ambos pueblos acumulan derechos equivalentes, no puede, siempre, prevalecer el derecho de los habitantes hebreos, sobre aquellos que pertenezcan al pueblo palestino. Las fronteras, legalmente reconocidas, para Israel, son las fijadas por los acuerdos de Naciones Unidas.

No se puede ir por el mundo pretendiendo ser los dueños de la razón. La razón, los derechos, son siempre compartidos. Quien no escucha, pierde el derecho a ser oído.

Los palestinos, los antiguos filisteos de la Biblia, ya estaban en su tierra, Palestina, antes de que llegara Moisés con sus huestes, huyendo de Egipto. Invocando el derecho divino a desalojarlos de aquel territorio. Esto sucedía quince siglos antes de nacer Jesucristo. La lucha sigue. El pueblo de Israel, siempre viajero, ha ido y venido de Palestina. Los palestinos permanecieron en sus raíces.

Mientras se niegue a este pueblo el derecho a ser dueños de su tierra, no habrá paz en Israel y alrededores. La política de exterminio y destrucción, no puede generar sino odios acrecentados. Haber expulsado a cuatro millones de palestinos de sus tierras, sin permitirles el retorno, sólo crea una inmensa bolsa de odio, madre de esa violencia, que no puede cesar mientras no desaparezca la injusticia masiva, en ese rincón del mundo. La creación continuada de asentamientos, ocupados con la fuerza de las armas. La invasión constante y progresiva de los territorios palestinos, la destrucción sistemática de sus hogares, el asesinato selectivo de sus dirigentes, la quema concienzuda de los registros de la propiedad y censos de población, para que ningún palestino pueda demostrar su vinculación con la tierra de sus mayores, ¿podría calificarse de terrorismo de estado? Si así fuese, sus herederos podrían tener una labor que hacer durante los próximos tres mil años: Apagar las llamas que el odio generado por supuestos derechos divinos enfrentados, ha alimentado durante estos últimos tres mil quinientos años. Desde Moisés acá.

¿Eran los cruzados terroristas? Si los viésemos actuar hoy en día, quizá las clasificaciones aceptadas en su época cambiasen. En la actualidad, estarían muy cercanos al concepto actual de invasores fanáticos. Tanto como lo están los militares de otros pueblos invasores actuales. Tratar de resolver problemas terrenales, amparándose en el derecho divino, puede tener la ventaja de convencer sobre su propia razón a los atacantes. Pero, generalmente, los atacados adoran a un Dios diferenciado, más cercano a sus planteamientos. Desde un punto de vista musulmán, ¿son los palestinos terroristas o mártires?