Go to content Go to menu

Razones de Jerarquía

Wednesday, April 30, 2008

La autoridad se impone por razones de jerarquía, no por la jerarquía de la razón.
El reconocimiento universal de las dimensiones reales de nuestro planeta, su distancia al Sol, y la posición de éste como eje central de nuestro sistema planetario, aún cuando ya eran conocidas, con bastante exactitud, desde el siglo III antes de Cristo, en que estas medidas fueran calculadas, con bastante exactitud, por el geómetra Eratóstenes de Cirene, se ocultaron, hasta el siglo XVI. Por razones religiosas. Los expertos bíblicos consideraban blasfemas tales afirmaciones, por estimar que contradecían a las Sagradas Escrituras.

Circunstancias similares obligaron a ignorar los cálculos sobre la rotación terrestre, alrededor del Sol. A pesar de que ya Aristarco de Samos, en el siglo III antes de Cristo, había fijado su certeza. Pero, la Biblia sugería lo contrario, al afirmar el geocentrismo del Universo y la detención circunstancial del Sol, en su imaginario periplo alrededor de la Tierra, con el importante propósito de ayudar, durante un par de horas más, al pueblo israelita, en su constante batallar contra los habitantes autóctonos de Palestina. Esto bastó para que los conocimientos razonados cedieran, de nuevo, terreno a las creencias impuestas. La fe prevaleció sobre la ciencia. So pena de muerte o destierro. Poderosos argumentos. Esto bastó para que los conocimientos razonados cedieran, de nuevo, terreno a las creencias impuestas.

Hasta finalizar, en Sevilla, Juan Sebastián Elcano, en el 1523, su viaje de circunnavegación, iniciado por Magallanes, en 1519, no se restableció científicamente el reconocimiento universal de las dimensiones reales de nuestro planeta y su redondez. Salieron por occidente y volvió por oriente. Luego la Tierra no era plana. Dieciocho siglos de ocultación de conocimientos, no les bastaron a los dogmáticos. La prolongación artificial de la ignorancia, se sigue cultivando, en la actualidad, como arma de poder.

Los problemas del mundo se solucionan científicamente, no con especulaciones angélicas. Todo hecho que no tiene una explicación lógica y comprensible, para un individuo sin formación científica, pudiera ser considerado por éste como algo mágico, paranormal, o sobrenatural. Según esté formada la mente del individuo considerado. Es decir, según en qué dirección haya sido orientado su intelecto. Para un científico, un hombre que, ante todo, usa el razonamiento, el mismo hecho tendrá, con seguridad, una consideración distinta. El pensamiento mágico - religioso puede transformar cualquier cosa en algo perteneciente al mundo de lo sobrenatural.

Las descripciones que, de Dios, han hecho algunos santos, ponen un velo de tinieblas sobre su ser, más que aclarar la naturaleza divina. En el discurso de Pablo en el Areópago, se lee: El Dios que hizo el mundo,… no habita en templos hechos a mano… Él hizo provenir de uno a todo el linaje humano,… y, en realidad, no está lejos de nosotros… porque en él vivimos,… y somos, incluso, de su mismo linaje.’ Aquí podríamos ver un brote de Panenteísmo índico(todo en Dios). Se hace coincidir la esencia de Dios con la representada por los tratadistas panenteístas brahmánicos. Este párrafo explícito, sitúa, al Dios Creador bíblico, muy cerca del Brahma hinduista.
Cuando se afirma que el Hombre fue hecho a imagen y semejanza de Dios, se lo está acercando, peligrosamente, a la divinidad. Podría también decirse que Dios fue concebido por el Hombre, según su propia imagen, adornándola de infinitos poderes.
En fin, las creencias son siempre menores de edad, no se atienen a razonamientos. Razón y fe, no forman pareja estable.