Go to content Go to menu

Parte del Todo

Monday, December 15, 2008

La humanidad no es más que una parte del Todo: El Universo, la Creación, la Naturaleza, etc. Sólo un nombre. No somos sus dueños y señores. Ni tan siquiera sus destructores, como, a veces, quisiéramos creernos. Somos demasiado pequeños, demasiado insignificantes, demasiado Nada. Una partícula más en la inmensidad. Quienes, como algunos, piensen que están en contacto directo con el Supremo Hacedor, generalmente, o desvarían, o fantasean. Consciente o interesadamente. Esos políticos poderosos, que, además de doblegar voluntades, para ponerlas a su servicio, quieren hacernos creer en su comunicación fluida con la Divinidad, despiertan, más bien, desconfianza. Por partida doble, al menos. Nos hacen dudar de su razón, o su honradez. Sobre todo, cuando nos quieren convencer de su cercanía al Supremo. Eso nos sitúa a los demás, borregos y corderas, en los límites de las tinieblas donde la luz divina no nos ilumina.

¿Quién resucitará a los muertos de estas contiendas, entre creencias, entre razones, entre intereses? ¿Yahvé, Adonai, Alá, Elohim, el Señor Dios? Todos en Uno, Uno en Todos. Blancos y negros, árabes y kurdos, americanos y europeos. En la tierra que alojaba el Paraíso, el Edén, unámonos todos. El cultivo de la conciencia común, hijos de una sola raza, la humana, unámonos. Lo común dará siempre un producto superior al que se nos ofrezca dividido por lindes y fronteras, barrotes y muros. Si Adanes y Evas hubo sólo uno o muchos, es irrelevante. El origen parece único. Importante es, comprendernos, integrarnos, sin devorarnos. Que el mundo aún es suficientemente grande para todos. Si insistimos en las diferencias, no cesarán las enemistades, las rivalidades, las guerras. Ojalá podamos todos conservar nuestra identidad, nuestro color, nuestra filosofía vital. Al final, aunque todos seamos únicos, seguiremos formando parte de la Unidad, igual a sí misma.

¿Qué harán los europeos cuando el gobierno americano, que se siente todopoderoso, con Dios de su parte, quiera proseguir esta razzia de ocupación y rapiña, por los países vecinos a Israel? ¿No hay culpa alguna de intransigencia religiosa en los partidos ortodoxos israelitas? Que pregunten al gobierno de Ariel Sharon quién elaboró los planes originales de ataque al Eje del Mal. El proyecto lleva años ejecutado.

¿Seguirá España siendo colaborador necesario en este linchamiento de civilizaciones? La hipocresía suprema es revestir la ayuda al agresor como asistencia al agredido. ¡Qué buenos caricatos se ha perdido el teatro universal, desaprovechando las artes histriónicas de algunos gobernantes¡ Desde ángeles a demonios, pueden jugar cualquier papel, siempre que sirva a sus fines. Sólo que están bastante fuera de lugar, Oriente Medio no es su sitio natural. Estamos siendo cómplices del tormento y muerte de miles de seres que se ven envueltos en conflictos que no son locales, sino de Humanidad, de riquezas, de valores, de sentimientos y religiones. Ellos, las víctimas, sólo estaban allí, en su tierra, en su hogar. Quienes envían las bombas y guardan los beneficios, siempre se sitúan a salvo, en la distancia.