Go to content Go to menu

Enemigos Creados

Tuesday, April 15, 2008

Los enemigos se crean y seleccionan. Uno a la vez, para poder mantenerlos a raya. Ya se huele la preparación de otro golpe de estado, en Oriente Medio, cuyo interés trasciende sus fronteras. Nuevo conflicto con trasfondo político, religioso, militar y, al final del túnel, petróleo. Sólo hay que esperar a saber qué compañías petrolíferas han obtenido las concesiones de los numerosos yacimientos del territorio, para saber desde dónde puede llegar el capital necesario para iniciar un nuevo conflicto armado. Será casualidad, pero, son demasiadas las veces que confluyen los mismos nombres de petroleras, en los sitios donde se inician conflictos. Y, siempre, coincidiendo con nuevas concesiones de explotación, consecuencia de los cambios de gobierno forzados. ¿No será llegada la hora de que la ONU, o el tribunal internacional que pueda hacerlo, inicie una investigación sobre estos movimientos bélicos? Tal vez el sistema que otorga el privilegio de veto, a solo un puñado de naciones, en los consejos de seguridad, debiera desaparecer, o modificarse a fondo. Porque, como consecuencia de ese derecho a veto, sólo resultan beneficiadas las naciones que pueden ejercerlo. El resto del mundo, queda privado de privilegios.

El esquema de esos golpes militares está tan diseñado de antemano que podría averiguarse quién lo refrenda. Parecen portar firmas conexas. Los modelos son casi calcados unos de otros. Y, detrás, el eterno petróleo. Eso no cambia. No son tantas las compañías que, puedan permitirse mantener departamentos de estrategia, para montar cambios de gobierno convenientes a cada caso y propósito. Sólo hay que esperar y ver. Seguir el cauce del río de dinero que cambiará su curso. Parece elemental y demencial. No creo que ninguna institución, medianamente organizada, tenga dificultades para identificar el origen y meta de la violencia. Esta vez, como tantas otras, hay algunas compañías internacionales, con intereses en la zona, aparte de las habituales omnipresentes americanas. Lo curioso es que los mismos nombres se repitan en distintas zonas de conflictos. Parece perseguirlas la mala suerte. Donde ellas llegan, salta la chispa. Lo significativo es que no salgan quemadas, sino con el patrimonio engordado. ¡Saben sacar ventaja de la mala suerte! ¿Es eso? Me gustaría aprender cómo se hace.
Puede que sea un negocio rentable eso de irse creando enemigos por el mundo. Algunas naciones parecen dedicadas al cultivo específico de enemigos. Casualmente, todos tienen grandes yacimientos en sus territorios. Así que no resulta demasiado laborioso el buscarse unos cuantos socios para la aventura. Justificando, de paso, la apropiación de sus riquezas.

¿Conocen algún conflicto actual donde no se mezclen los elementos básicos? : Petróleo, fanatismos, poder, militares y riquezas a repartir. Todos estos elementos parecen imprescindibles para poder montar una “buena causa”. Preparada para que le toquen todos los premios a quien organiza el tinglado. El próximo problema importante podría estar a punto de necesitar buscar una solución incruenta. Pero, entonces, los descontentos serían los poderosos fabricantes de armamentos. La traición nunca compensa. El traidor acaba por traicionarse a sí mismo. Hundiéndose en la negrura de su sima.

Quisiera poder convencerme de que el orden internacional le corresponde guardarlo a las autoridades internacionales, no a ningún país en particular. Pero me asaltan serias dudas prácticas. ¡Dios nos coja confesados!