Go to content Go to menu

Temor Populista

Sunday, May 2, 2010

Nunca el temor fue creativo. La creación es función del amor y la libertad. Las épocas de crisis crean el deseo de buscar protección. Con ellas llega la primavera de los fascistas y populistas. De esas tendencias políticas ya hemos tenido suficiente experiencia en Europa. No creía que a la gente le quedasen aún deseos de experimentar con tales movimientos cegadores del progreso humano. Dejarnos llevar, nuevamente, por estilos de raíces fascistas, sería como asesinar el espíritu de la creatividad. Meternos en un molde que nos hiciera a todos igual de anodinos, taponando el paso al futuro.

Las grandes civilizaciones se han formado, siempre, forjando uniones de lo diverso. Los predicadores de la pureza racial y doctrinal, actúan como congeladores de la creatividad. Nada nuevo surge de lo igual. Los guardianes de lo castizo y tradicional son útiles para escribir libros de historia, no para diseñar el futuro. La historia del mundo es la de sus cambios. Sin cambios no habría historia, ni trayectoria. El mundo necesita estar en movimiento, cambiar, girar, sin movimiento no hay vida.

La irracionalidad sirve para escribir cuentos infantiles y hagiografías de personajes irreales. Pero no para conducir naciones. En nuestra nación debería pensarse algo más en favorecer las ciencias, todas, buscar trabajo a la gente y olvidar los cuentos. Vivir en un pasado continuo, con nostalgia de aquello que fue, como pretenden poder seguir haciendo algunos políticos, que vivieron épocas mejores, es salirse de la realidad.

Las momias pertenecen al mundo de las pirámides… Sacadas de allí, están fuera de lugar.

Lo irracional altera los ánimos. Cuando no los trastoca. Sería irracional volver a la edad de piedra, o a los tiempos en que el más fuerte llevaba siempre la razón. Observamos que, demasiada gente, hace ostentación de fuerzas. Preferiría que las bibliotecas estuviesen abiertas de noche, antes que ver tantas reuniones tardías en clubes, casinos y oficios nocturnos.

El mundo debe seguir adelante, en progreso continuo, o, al menos, pretenderlo, intentarlo. Todo lo que no corresponde al presente, con aspiraciones de futuro, pertenece al pasado. Y allí debe quedar, llenando páginas de historia. Para que aprendamos a no repetirlas. Los calores del verano, hacen hervir la sangre. En esta época, cercanos los sudorosos meses veraniegos, junio, julio…los despachos de políticos, legisladores y asimilados deberían tener, todos, aire acondicionado, bien fresquito. Para resguardarlos de apoplejías repentinas. O, mejor, que se fueran de vacaciones. Estaríamos, todos, más tranquilos y sosegados.

Añadir comentario

Fill out the form below to add your own comments

Datos de usuario





Añadir tu comentario