Go to content Go to menu

Necesidad de Saber

Sunday, February 21, 2010

Al no permitir dudar, el pensamiento dogmático se convierte en el triunfo del no pensar. Parálisis del intelecto. Lo contrario de la esencia humana, que requiere evolución, desarrollo, concreción de las ideas.

Creer es el estado más primitivo del pensamiento humano. Los principios morales y sociales, que obligan a actuar de una determinada forma, crean más deberes que afectos. Lo que pudo presentarse como deber cumplido, se convierte en trabajo, impuesto para respetar las reglas establecidas.

El peligro de los grandes conflictos actuales es, que están dirigidos por hombres de fe. Creyentes de su propia verdad. Por tanto, negadores de la verdad ajena. Quien decide excluir del paraíso a quienes no tengan sus mismas creencias, es un sectario. Los odios de quienes se creen buenos, son más intensos, duraderos y destructivos. Porque, sus dirigentes, les hacen creer que sólo ellos luchan en el lado del Bien. Lo exterior es maldad. Realmente, la propia verdad, que surge de nuestro interior, es la válida para cada individuo.

Cualquier rama científica, que aporte conocimientos nuevos, está cambiando la vida del humano. Por muy alejadas que estas aportaciones parezcan, del día a día cotidiano. En ciencia no hay nada intocable. Todo se revisa, constantemente. En ella, las verdades no son eternas, tienen siempre algo de provisional. Se mantienen como certezas, hasta que se encuentra algo mejor. El conocimiento se revisa.

Los depredadores por designación divina, procuran sentirse como administradores de Dios sobre la Tierra. A quienes toda propiedad les fue dada por el Creador. Según sus cultivadas convicciones. Resulta, al menos, retorcida, la interpretación real que los hombres de fe hacen de sus oportunas convicciones. Utilizan el credo como si fuera el título de propiedad de cuanto se pone a su alcance. Debería enseñarse más ciencia en las escuelas, desde una edad temprana, para que los espíritus infantiles lograran anclarse en el discurso de la razón. Si no, viviremos pronto en un mundo irracional de dispersas fantasías místicas, que buscan sólo el predominio de un número limitado de líderes carismáticos, sobre millones de ingenuos creyentes. La fe es manipulable. La creencia es el triunfo del no pensar.

No siempre la madurez acerca a la sabiduría. Es más común la consolidación de mentes dispuestas a creer que ya saben cuanto necesitan. Las posiciones dogmáticas sobran. Son causa de casi todos los conflictos insolubles. Los soldados, para luchar con espíritu de victoria, necesitan tener convicciones, sentir dentro la justicia de los fines que defienden y creer que no luchan contra sus hermanos, favoreciendo a extraños.

Los políticos no son nada, sin el pueblo que los sostiene. Las ideas pueden estar dormidas, inactivas, hasta que despiertan, manifestándose. Ciencia y creencias pueden coexistir, siempre que no se pretenda destruir la ciencia, por temor a perder poder y hegemonía de las creencias. Los científicos no buscan enemigos, sólo ampliar sus conocimientos, para el beneficio de todos. El cultivo de las creencias suele conducir al incremento de la ignorancia.

Añadir comentario

Fill out the form below to add your own comments

Datos de usuario





Añadir tu comentario