Go to content Go to menu

Misterios Iluminados

Friday, June 27, 2008

Necesitamos tener menos fe en lo estático inexistente y más confianza tanto en lo ya realizado, como en la investigación de lo mejorable. La quietud no existe. La vida es cambio, constante.

Hay tal cantidad de misterios en la Naturaleza, que nunca seremos capaces de iluminarlos todos. Siempre estaremos ante la duda de lo que se pueda ocultar tras el último descubrimiento. Porque, cada paso avanzado, nos muestra un nuevo camino por explorar. Esa es la grandeza de la ciencia. Todo está encadenado, en armonía lógica. Lo que se ha de hacer con los misterios, es solucionarlos.

Conocer nos conduce al infinito. Continuamente aprendemos que lo ignorado es incomparablemente mayor que lo sabido. En eso está el goce de aprender, cada día, tenazmente, que, en algún momento, estaremos traspasando nuestra puerta al infinito. Todos los caminos son diferentes. Hallaremos el nuestro, siendo nosotros mismos.

Aún así, hay muchos que, en vez de tratar de hacer luz en la mente de los humanos, intentan oscurecer todo progreso del conocimiento, mediante la ocultación de lo que ya se sabía.

Si el mundo se moviera por principios morales científicos, que trataran de mejorar los conocimientos de la raza humana, para elevar su calidad de vida, viviríamos mejor todos. La verdad la encontramos en la ciencia, no en las especulaciones sobre dogmas fanatizantes, que sólo buscan confundir las mentes, para esclavizar a sus seguidores. A los que terminan convirtiendo en marionetas sin voluntad, ni criterio independiente.

El sexo, que es la base de la vida, es transformado, por los moralistas castradores, en causa de la muerte del alma. Esto se podría denominar creatividad…destructiva. Pero, cuando se hace referencia a la castración, es para precisar que, quienes hayan sido castrados, no entrarán en el Reino de Dios. Por lo que, en el Levítico, se prohíbe la castración de hombres y animales. Dentro de la Iglesia Católica, los castrados no pueden recibir las órdenes sacerdotales. Pero, durante siglos, se fomentaron los conjuntos de ‘castrati’, para que cantasen como mujeres en los coros eclesiales, quienes habían nacido hombres.

La misma base doctrinal convierte a la mujer en objeto prohibido, tentación constante, e instrumento del diablo. En consecuencia, se interpreta que el mayor mérito del celibato masculino se produce al procurar, el hombre, el alejamiento de la mujer, fuente del pecado. Con lo que, la consecuencia natural es, no sólo la separación de sexos, sino el invariable alejamiento de la mujer del centro de la sociedad, lo que deriva, directamente, en su relegación. Dado que, religiosamente, a la mujer se la considera impura, por sí misma. Especialmente en sus períodos de ovulación, parto y post-parto. En fin, parece que los místicos no se identifiquen demasiado con lo que signifique creación de vida. El fundamento litúrgico del lavado ritual era el deseo de eliminar con él la impureza que pudiera haberse contraído en las manos, si se hubiese tomado contacto con objetos o personas impuras. Lo que tornaría en impuros los alimentos y cuantas cosas tocaren.

Añadir comentario

Fill out the form below to add your own comments

Datos de usuario





Añadir tu comentario