Go to content Go to menu

Variaciones

Sunday, April 13, 2008

Las ciencias son la fuente de todo progreso. Las creencias, muros de contención, donde se estanca el conocimiento. Ciencias es igual a futuro, creencias y tradición, puro pasado momificado.

Creencias y tradiciones sólo sirven para adormecer a los pueblos. Haciéndoles rememorar, repetitivamente, sus pretendidas glorias pasadas, que se exageran con el paso del tiempo, olvidan labrarse un presente mejor que todo lo pasado. Para poder planificar un futuro más seguro, a resguardo de los vaivenes del “destino”. El destino somos nosotros, y nuestros conocimientos. Recordar el pasado sólo puede ser útil, para no repetir los mismos errores.

El pueblo hebreo, del cual hemos derivado nuestras creencias, desde sus comienzos como pueblo de pastores nómadas, vivía disperso entre diversos territorios, desde Mesopotamia a Egipto, buscando siempre pastos nuevos. El culto al Becerro de Oro por el pueblo judío, durante el Éxodo, puede tener su explicación en que, hasta entonces, los hebreos habían mantenido una cohesión familiar y tribal, pero no una estricta unión religiosa.

La adoración, en Egipto, al Buey Apis, dios de la renovación, la luz y la fecundidad, es lógico que estuviese, de alguna manera, incorporada a los ritos de un pueblo de pastores. En aquella época, en todo el continente eurasiático y en el norte de África, se veneraban distintos dioses, conectados con el culto al toro. Tanto en la gran Asiría, de donde procedían los judíos, como en Egipto, donde permanecieron más de cuatrocientos años, el toro era un animal sagrado. No es, así, nada raro, espontáneo, o sorprendente, su veneración al Becerro de Oro al pié del Sinaí (o, del Monte Horeb) sino una vuelta a algo ya conocido.

Otra fuente posible de confusión puede haber sido Ammon - Ra , dios supremo del olimpo egipcio, conectado tanto con el toro como con el Sol. Este dios era representado con cabeza de toro, o cuernos de carnero, en su posterior modalidad fenicia, y forma humana, llevando el disco solar entre los cuernos. En la época del Éxodo estaba vigente como dios creador. Hay quien lo considera como el modelo que sirvió para la figuración del Becerro de Oro.

Cuando se describen los materiales que han de servir para formar los utensilios, adornos, vestiduras, o cortinajes del templo, la palabra que más se repite es “oro”. Del cual se emplearon, sólo para el Tabernáculo y accesorios, más de mil kilos, aparte de unos cuatro mil kilos de plata. Parece que, la recogida de joyas del pueblo judío entre los egipcios, no debió ser escasa.

La reiterada insistencia de Moisés sobre los adornos de oro que habían de revestir todo el Templo, denota su inspiración en los templos egipcios del Sol, donde la profusión de dorados era el símbolo de la luz solar. No faltaba, tampoco, el Adonis asirio, dios de la fecundidad y la resurrección. Así, el famoso Templo de Salomón, resultó ser más el Olimpo particular del rey y sus esposas, que una casa de oración dedicada en exclusiva a Yahvé.

La importancia suprema dada a los ritos, adornos y ceremonias, dentro del Judaísmo, puede deducirse de las numerosas páginas dedicadas, en el Libro del Éxodo, a la meticulosa descripción de cada utensilio usado en el culto. Es una constante en los escritos bíblicos, hablar de bienes, dones y prebendas, más que de principios religiosos.

Salomón, para ser consecuente con sus pactos matrimoniales, al haberse casado en repetidas ocasiones con princesas de los reinos vecinos, construyó diversas capillas en su templo, para dar cabida a los cultos de cada una de ellas. Se sabe, por la disposición del edificio y escritos de la época, que en el templo se practicaban los cultos solares y cósmicos de Egipto y Mesopotamia. También los ritos cananeos de Baal y su esposa Aserá, pareja suprema de los dioses cananeos y fenicios, que tuvieron asiento dentro del Templo de Salomón, hasta su primera destrucción, en el año 586 antes de Cristo. El desarrollo de las creencias casi nunca es lineal, sino ramificado.

Añadir comentario

Fill out the form below to add your own comments

Datos de usuario





Añadir tu comentario