Go to content Go to menu

Ideas Positivas

Saturday, October 24, 2009

Las reflexiones positivas, creativas, profundizadoras, forman una mente activa, expansiva. Si ocupamos nuestro cerebro con odios y proyectos destructivos, nos aniquilarán. Ese es el peor daño que pueden causarnos los terroristas y toda la gente dañina que pulula a su alrededor, para aprovechar los despojos de sus víctimas. Nos están llenando de odios hacia ellos. Nos enseñan a odiar. Nos contaminan con sus salpicaduras infectas. Terminaremos odiándolos a ellos, como ellos nos odian a nosotros, y ese es el peor mal que puedan causarnos. No la extinción propia, sino que lleguemos a regodearnos en la extinción de otros.

Dioses nominados hay tantos como estrellas en el cielo. Es decir, innumerables. Y, para prevalecer sobre el resto, deben destruir a los otros. Tener buena estrella, significaba tener buena suerte. Haber nacido bajo influencias positivas de los astros, es decir, de los dioses. De los millones de dioses, cuya existencia, contradictoria, se suponía. Admitámoslo, en el terreno de las ideas, nada es descartable de antemano. Toda existencia humana, tiene su fundamento en lo más interno de su ser, la mente. Según el hombre vaya cimentando su intelecto, así será su vida. El pensamiento diario construye a la persona.

Es sorprendente que, actualmente, valoremos positivamente la curiosidad humana, el deseo de saber. Cuando fue, siempre, tachado de pecado, o transgresión, en las antiguas leyendas religiosas. Por supuesto, esas ordenanzas divinas, provenían de un dios masculino. Simultáneamente, las desobediencias fueron achacadas, mayoritariamente, a mujeres. Es de tener en cuenta que los relatos sacerdotales los transcribían hombres. Según ellos, tanto Pandora como Eva fueron culpables. A ambas se les achaca el haber liberado todos los males sobre la Tierra. Por desobedecer las órdenes recibidas de sus mentores masculinos. Muy pedagógico. Desde la más remota antigüedad, el hombre impuso su fuerza a la mujer. Esta debía obedecer sin preguntar; ni preguntarse por qué. Dudar es pecar.

Esto fijó el estancamiento secular de todas las ciencias, en los países donde las lecturas bíblicas, repetidas hasta la saciedad, impidieron las investigaciones científicas. Quienes se erigen en conductores, convirtiéndose en jerarquías, basan su poder en la fijación de caminos rígidos, que nadie puede abandonar. So pena de terribles castigos. Quienes así actúan, no piensan darse a los demás, sino que exigen a los demás su entrega. Al final del camino, tras el sacrificio, el pastor se come al cordero.

La voluntad de seguir, más allá que el guía, determina el curso de una vida. El punto adonde hayamos llegado hoy, es el resultado de todos los caminos recorridos ayer. Partiendo de la propia alegría, podemos proporcionarla a los demás. Hacer el bien no puede ser nada triste ni doloroso, sino placentero. Sin que lo pretendamos, al tomar el camino, fijamos la meta. No podemos dejarnos llenar de odios y miedos. Eso significa nuestra autodestrucción. Cuando demos un paso, pensemos si avanzamos en la dirección deseada. El mejor camino para cada uno es nos lo indica nuestra propia luz interna.