Go to content Go to menu

Crisis Positiva

Saturday, October 24, 2009

Nada está en calma, nada está muerto, la energía subsiste, Oculta. Toda partícula se halla imbuida de vida. La vida es cambio, crisis constante. Quien trate de coartar los cambios evolutivos de cualquier línea de pensamiento, congela las mentes.

El modelo de globalización que actualmente se desarrolla, beneficia, principalmente, al sector mundial más desarrollado. Con el progreso de nuevas técnicas, que incrementan la productividad, se pueden crear excedentes, que permitan hacer llegar a todos las mercancías que necesitan. Pero, este aumento de la productividad, puede llegar a ser peligroso para otros. Pues sólo es posible alcanzarlo en los países desarrollados, con gran capacidad de inversión en investigación. El incremento productivo unilateral, sin acuerdos, deja fuera de la competencia a los pueblos subdesarrollados, más cercanos a la producción artesanal. Quien persista en fomentar la tradición artesanal, no saldrá nunca de una economía de subsistencia.

No acabo de comprender a los políticos localistas, que gastan grandes sumas para fomentar la vuelta a lo primitivo. Eso equivale a subvencionar la creación de pobreza. El pasado debe quedar en el recuerdo, no adueñarse del presente. Para que la gente viva mejor, se debería invertir en avanzar, no en retroceder. La vida es crisis continua, mutación constante. Quien pare la marcha, está muerto, se queda atrás, desfasado y desechado. Como entretenimiento casero.

La ciencia, el mundo del conocimiento, no tiene fronteras. Los límites vienen dados por la imaginación, conocimientos y trabajo de quien la ejerza. Cuando algunas instituciones morales tratan de parar la ciencia, tienen la batalla perdida. Esfuerzo negativo, contrario al bienestar humano. Más vale adaptarse a tiempo. El conocimiento renace. Durante la Edad Media, algunas organizaciones de creencias, casi consiguieron que todos los conocimientos antiguos fueran condenados al olvido. Las guerras entre religiones son las más destructivas. No sólo tratan de matar a las personas, también quieren eliminar todas las ideas disidentes: el pensamiento creativo.

Nunca se alcanza la paz a través de la guerra. La paz de los muertos está llena de podredumbre. Es preferible la vida en crisis constante, inquietud, creatividad, cambio. Las guerras no resucitan a nadie, sólo los odios renacen con ellas. El uso y estudio de avances científicos y sociales, no son un ataque conflictivo a las doctrinas oficialmente reconocidas. No hay nada Inamovible. La vida es crisis y cambio constante. Aprendemos de la experiencia, para no retornar a los mismos errores. Los conocimientos nuevos no pueden tener fronteras. El fanatismo anula el progreso.

Seguir a caudillos autoritarios, conduce siempre a la muerte; del pensamiento, o de los pensadores. Desconfiemos de quienes se proclamen dueños de la verdad. Porque no estarán dispuestos a consentir más verdad que la suya. El paso siguiente es la extinción del disidente creado.

No se puede crear una crisis constante en el mundo, para tratar de mantener, siempre, la balanza inclinada del lado que nos beneficia. Sin equilibrio no hay paz. Crisis positiva es la que apacigua los ánimos, sin destruir.