Go to content Go to menu

Evas Freudianas

Monday, April 21, 2008

Las anti-Eva freudianas no comen manzanas, sino hamburguesas. Son omnívoras, especialmente carnívoras. Y, en vez de copular amablemente, tras sus charlas con las serpientes parlanchinas que andan por ahí sueltas, se quedan dormidas. Consideran que es más pecaminoso copular que matar. Guardan sus fuerzas para la lucha. No les interesa crear vida. Se ocupan, más bien, de cercenar las alegrías vitales del común de los mortales. Prefieren ver sufrir a la gente. Lo consideran más conducente a la santidad. Las herederas de las Evas de Rubens, ocuparon todo el paraíso, para devorarlo. Ahora deben andar por los infiernos. Creen que el pecado está más en la inacción por embellecer el paraíso, que en hacer todo lo posible para destruirlo. Se proscribe la concupiscencia, como pecado demoníaco y se alaba a las personas que practican, por inercia, la avaricia, la ira, exterminadora de pueblos enteros y la gula devoradora de paraísos.

Resulta obsceno que podamos llegar a contemplar escenas de connivencia entre atilas arrasadores de naciones y dirigentes religiosos de primera fila. En el desarrollo del no-pensar, no-discurrir, no criticar, no-inventar, no-vivir, diseñado como norma base para sus adeptos incondicionales, basan sus enseñanzas y doctrinas. Prefieren que la gente viva, semiinconsciente, constantemente, preparándose para la muerte, bajo su mandato dictatorial. Estamos en el siglo I, sí, pero del segundo milenio. Después de Cristo.

También se equivocaron en el año 1000, cuando anunciaron la llegada inminente del Anticristo, lo que quiera que esto fuese. En otros siglos, Adonai, Adonis, Jehová, Yahvé, Él, Osiris, Tammuz, Orfeo, …también fueron dioses resucitadores todos ellos. El marketing del cielo ha de montarse según cual sea el siglo en que se vende el modelo. Quienes crean en agoreros, llevarán una vida plena de sobresaltos. Algunos parece que no se han dado cuenta. Se saltan los milenios, como si de aire fresco se tratase. Los tiempos de los imperios teocráticos quedaron en el pasado. Al final, permanecen las yuxtaposiciones de dioses poco diferenciados, unidos en una misma idea del dios único y absorbente. Los que se autodenominan sus representantes absolutos, juegan con ventaja. Gobernar a los pueblos desde arriba, verticalmente, dejando caer los decretos divinos como losas, sobre las cabezas de los que tratan como a súbditos, ya no se estila. O no se debería estilar. Cada uno ha de ser responsable de sus actos. Los gobernantes teócratas, que se asocian con exterminadores, también. Al final, comiéndose el paraíso, se destruye la poesía, la belleza, y hasta el amor básico a todo lo amable.

La soñada Eva creadora de nuevas civilizaciones, se ha reconvertido en un ser poderoso, que transforma el amor entre seres humanos, en odio hacia lo diferente. Por ese camino, la autodestrucción está al caer. Todo empezó con el fuego, el gran transformador. Creador de mitos, dioses y espíritus. Y terminará con el fuego. En creencias, no hemos avanzado, desde las cruzadas. Sólo afinamos los métodos de combate, para ser más efectivos en destrucción de multitudes. Durante siglos, siguen cultivándose las mismas rivalidades, como razón de existencia. El sueño de amor universal ha quedado proscrito. Cuando se declaran guerras santas, o son santas en ambos bandos, o, lo más probable, en ninguno. En la lucha, el ensueño se convierte en odio. Y no hay odio santo, eso identificaría el cielo con el infierno y a los ángeles exterminadores en demonios asesinos.